Editorial

Alza de pasajes

A tiempo de fijar el alza de las tarifas también deberían considerarse elementos de calidad

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:36 / 11 de enero de 2014

Una resolución no publicada que autorizaba el alza de tarifas para el transporte interdepartamental, que significó desconcierto entre la población y boletos costosos, fue el último capítulo de la permanente pugna protagonizada entre este sector y la Autoridad de Fiscalización y Regulación de Telecomunicaciones y Transporte (ATT).

Más allá de la forma, la legitimidad y el desenlace que tuvo la medida en cuestión, que incluso estuvo basada en un estudio de costos, la gran interrogante que se hace extensiva a todas las ramas del autotransporte nacional está asociada a la necesidad o no de incrementar el costo de los pasajes, independientemente de que se trate de una carrera en taxi en cualquiera de nuestras ciudades o de un viaje en bus entre provincias o departamentos.

La lógica indica que al existir inflación, con excepción del precio de la gasolina y del diésel que se mantienen “congelados” y que representan alrededor del 50%  de los gastos operativos, los costos asociados en repuestos, mantenimiento y otras autopartes se incrementaron, además de las retribuciones a los choferes que no son dueños de sus vehículos y mantienen una relación asalariada; por tanto, se debería considerar un incremento en las tarifas.

Con estos antecedentes, resultaría sensato que las autoridades del rubro consideren un aumento de los pasajes de la locomoción pública en todo su espectro. Sin embargo, los usuarios, como es la lógica de todo mercado, son los que tienen la última palabra y en su evaluación racional de costo–calidad perciben que, en general, el servicio no es eficiente, ni oportuno ni de buena calidad.

Más aún, el parque automotor dista mucho de ser seguro y confiable cuando observamos, en calles y carreteras, unidades que circulan con una antigüedad que ronda hasta los 40 años; vehículos que no cuentan con las normas mínimas de seguridad y conservación para prestar el servicio de traslado de pasajeros, y que representan un peligro permanente para pasajeros, transeúntes e incluso para los mismos conductores. Las estadísticas de accidentes por las condiciones mecánicas son una clara prueba de esto.

Otro aspecto deplorable es el trato que tienen los conductores hacia los usuarios, tanto que consideran, seguramente de manera inconsciente, que trasladan una carga más, y que por tal razón no existe el respeto merecido hacia quienes hacen posible su subsistencia, esto sin considerar el manejo imprudente que exponen día a día. Al respecto, nuevamente las estadísticas revelan la gran cantidad de fatalidades que son causadas por choferes irresponsables o inexpertos. Estos elementos de calidad, aunque subjetivamente medibles, también debieran ser considerados en los mentados estudios de costo al momento de fijar cualquier alza de pasajes.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia