Editorial

Amenaza del narcotráfico

Las actividades del PCC se ajustan a la estructura piramidal del narcotráfico.

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 31 de marzo de 2013

Aunque de manera recurrente las autoridades han negado la presencia de los grandes cárteles del narcotráfico en el país, las evidencias que muestran lo contrario suman. El viernes, el Comandante de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) confirmó nuevamente la presencia de extranjeros dedicados al ilícito negocio en el país. El peligro acecha.

En efecto, el jefe policial explicó que la fracción del grupo ilegal brasileño Primer Comando de la Capital (PCC), que fue desarticulada en Santa Cruz los días 15 y 16 de marzo, formó en los dos últimos años, desde que tiene presencia en Bolivia, una estructura dedicada al acopio, refinación y tráfico de drogas con ciudadanos paraguayos, colombianos, peruanos y bolivianos.

Según se dio a conocer, en una veintena de allanamientos realizados esos días, 15 personas fueron detenidas; tres de ellas fueron identificadas como emisarios de “primera línea” del PCC, debido a que tenían cargos en esa organización que opera desde Sao Paulo, Brasil. Según quienes investigan la presencia de ese grupo delictivo en Bolivia, hasta antes de ese operativo no se había detectado tal nivel de estructura liderado por el PCC, con tres emisarios del cártel operando en Bolivia.

De acuerdo con la explicación del Comandante de la FELCN, las actividades del PCC se ajustan a la estructura piramidal del narcotráfico que ya había sido identificada por la fuerza antidroga. Así, los peruanos y bolivianos se encargaban de comprar y acopiar pasta base de cocaína. La sustancia, luego, era entregada a los colombianos para que la cristalicen y la empaqueten, antes de su traslado al exterior. En ese mismo grupo desarticulado, el transporte de la sustancia ilícita estaba a cargo de los paraguayos, quienes trasladaban la droga hasta la población de Pedro Juan Caballero, en Paraguay, y luego a Sao Paulo, en Brasil.

El jefe policial aclaró que las especialidades en la cadena no necesariamente están relacionadas con la nacionalidad y precisó que los capitales para el acopio, refinación y posterior traslado de la mercadería ilícita no sólo llegan de Brasil, sino que también se han detectado casos en los que el dinero proviene de Argentina, Paraguay e incluso de Chile. Los extranjeros reciben la droga en la frontera y entregan financiamiento para un próximo embarque.

Muchas veces se ha sostenido en este mismo espacio que el narcotráfico es, por la naturaleza del negocio y la ubicación de los grandes mercados, un verdadero negocio transnacional, a ello hay que añadir que, como sucede con la producción y comercio de otros bienes y productos, hay países con diferentes funciones en la cadena de valor.

Lo que importa en este caso es que, incluso si Bolivia no es el centro de producción de la droga, sí es parte del tráfico de ésta, lo que constituye una verdadera amenaza que debe ser incansablemente combatida.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia