Editorial

Aniversario del Perú

Son varios los asuntos que deberían ocupar un lugar preponderante en la agenda bilateral

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

01:26 / 28 de julio de 2014

Hoy, 28 de julio, Perú celebra 193 años de su independencia. Se trata de una fecha propicia para felicitar a la nación vecina, pero también para recordar la estrecha relación que existe entre Bolivia y Perú. Durante largo tiempo ambas naciones conformaron una misma unidad política, primero con el imperio incaico y luego en los dos primeros siglos de la época colonial.

Luego de la independencia, el anhelo de juntarse promovió una serie de pactos que no prosperaron, como la Confederación Perú-Boliviana de 1837 y el Tratado del 11 de junio de 1880, que constituyó los Estados Unidos Perú-Bolivianos. Ante la imposibilidad de reunificar ambas regiones, en el siglo XX se intentó sustituir el ideal federativo por una política de mayor interrelación física y económica. Y ahora, en este nuevo siglo, la historia llama nuevamente a que estos dos pueblos y sus dirigentes confluyan en la realización de esfuerzos compartidos de cara a desafíos comunes. Por ejemplo, el de poder utilizar prontamente el puerto de Ilo es uno de los principales objetivos de Bolivia, pues redundará favorablemente en la fluidez del comercio nacional con el resto del mundo.

Empero, existen otros asuntos igual de importantes que también deberían ocupar un lugar preponderante en la agenda bilateral. Uno de éstos es la problemática que existe en el lago Titicaca relacionada con el elevado grado de contaminación, producto de los desechos vertidos desde ciudades bolivianas y peruanas, en especial de El Alto, Viacha, Puno y Juliaca. Esta situación exige una inmediata atención binacional no solo por los daños que ocasiona al ya frágil ecosistema, sino también a la salud de las poblaciones colindantes.

Lo propio puede decirse del gravísimo daño ambiental que está causando la minería informal en ambos lados de la frontera, una actividad que cotidianamente vierte ingentes cantidades de sustancias tóxicas como el mercurio, que destruyen la fertilidad de los suelos y todo registro de vida vinculada a la Pachamama. Por caso cabe mencionar al río Suches, al norte del lago Titicaca.

El contrabando y el narcotráfico son otros temas de preocupación, pues constituyen delitos transnacionales que, por su negativo impacto en la economía y su capacidad para corromper, ponen en riesgo la gobernabilidad de nuestros países. Los recursos manejados por estos negocios ilícitos hacen que los esfuerzos individuales de un país sean insuficientes. Por ello debemos trabajar decidida y articuladamente con el Perú, involucrando a otros países afectados.

Se debería aprovechar el próximo encuentro entre los mandatarios de ambas naciones para abordar éstos y otros retos compartidos, que no conocen de distinciones ideológicas y que más bien, al asumirlos conjunta y comprometidamente, redundarán en beneficio de nuestras poblaciones. Esta sería la mejor forma de reafirmar la amistad boliviano peruana.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia