Editorial

Aniversario sangriento

La materialización de la primera nación-Estado suní es el principal objetivo del EI

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

04:23 / 30 de junio de 2015

Hace un año, el 29 de junio de 2014, Abu Bakr al Bagdadi anunció la creación del Estado Islámico de Irak y de Levante (ISIS, por sus siglas en inglés), con el propósito de instaurar un califato desde el norte de Siria hasta el este iraquí, con Mosul como su capital, aprovechando el caos y la presencia de Estados fallidos en esa región de Oriente Medio.

A tiempo de dar a conocer el ideal que impulsa a este grupo terrorista (“el rechazo de la democracia, de la laicidad, del nacionalismo y de otras basuras de Occidente”), el autonombrado califa Abu Mohammed al Adnani instó a todos los musulmanes, y en particular a la población suní, a prestarle obediencia, en tanto decía ser el sucesor “legítimo” del profeta Mahoma. “Este es su Estado, vengan a construirlo, y si no pueden, hagan todo lo que puedan, estén donde estén, para apoyarlo”, espetó a la comunidad islámica mundial.

Desde entonces, este grupo ha ejecutado a al menos 3.000 personas, según estimaciones del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Entre las víctimas figuran 1.800 civiles, la mayoría (930) miembros de la tribu sunita Shaitat, que fueron acribillados el año pasado en Deiz Ezzor (este de Siria) después de sublevarse contra el grupo extremista. Al menos 74 niños murieron en esa matanza.

El balance del OSDH incluye 223 personas asesinadas la semana pasada en la incursión del grupo extremista en Kobane, ciudad fronteriza con Turquía de la que fueron expulsados en enero; 216 combatientes kurdos y 900 miembros de las fuerzas del régimen sirio. Además, el grupo ejecutó a al menos 143 yihadistas de sus propias filas, acusados de espionaje o de deserción. A estas escalofriantes cifras habría que añadirle los 65 muertos del pasado viernes, producto de tres atentados perpetrados simultáneamente en Túnez, Kuwait y Francia, es decir, en tres continentes diferentes.

En el primer caso, un terrorista ingresó a un hotel atestado de turistas con una metralleta y comenzó a disparar indiscriminadamente, asesinando a 37 personas. En el segundo, un yihadista se inmoló en una mezquita chiíta en pleno Ramadán (jornada especial para los musulmanes), causando 27 muertos y 222 heridos. Finalmente en Francia, un ciudadano galo de ascendencia marroquí estrelló su furgoneta de reparto contra una planta de gases industriales en Lyon, con el propósito de provocar una catástrofe ambiental. Antes había decapitado a su jefe, quien iba a bordo del vehículo.

Todos estos hechos tienen en común el haber sido inspirados por un fanatismo que se alimenta de odio y de sangre, pero también y sobre todo por la materialización de la primera nación-Estado suní; una utopía soñada por muchos fundamentalistas islámicos, entre ellos Osama bin Laden, que 14 años después de la destrucción de las Torres Gemelas amenaza con convertirse en realidad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia