Editorial

Año nuevo

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 22 de junio de 2014

Ayer se festejó el Año Nuevo Andino Amazónico con rituales que supuestamente reproducen antiguas prácticas de los pueblos originarios, tanto en las ruinas de Tiwanaku como en las de Samaipata. El Presidente del Estado participó de la celebración en el oriente. La idea detrás de celebrar el solsticio de invierno como el inicio de un nuevo año solar no es nueva para los pueblos indígenas del país. De hecho, es la base para los ciclos agrarios, al igual que debe haberlo sido para los pueblos del hemisferio norte hasta que la Iglesia Católica fijara las fechas para celebrar la Natividad y el Año Nuevo, ambos durante la última semana de diciembre, coincidiendo con el solsticio en esas tierras.

En Bolivia, y poco a poco en algunas regiones de otros países andinos, esta celebración tiene también un profundo significado político, pues más que ser una ocasión para la fiesta, es un reconocimiento de las identidades que fueron sistemáticamente negadas durante la colonización de estas tierras y de las mentes de sus habitantes. Es posible que haya muchos detalles cuestionables detrás de la celebración que aquí se comenta, pero uno que debe ser reconocido es el de la descolonización, pues representa la base necesaria para transformar el modo en que se vive y se trabaja en los países del sur.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia