Editorial

Árboles amenazados

El principal obstáculo para la supervivencia de los árboles en La Paz es la acción humana.

La Razón (Edición Impresa)

00:52 / 28 de octubre de 2016

La ciudad de La Paz, por su ubicación geográfica, pero sobre todo por el histórico manejo de sus parques y plazas (el esfuerzo por mejorar este aspecto comenzó hace una década), tiene pocas áreas verdes para sus habitantes; a ello debe añadirse la gran dificultad que existe para asegurar la sobrevivencia de los árboles que se plantan en distintos puntos de la urbe.

El Observatorio La Paz Cómo Vamos afirma que en la sede de gobierno hay una relación de 2,8 metros cuadrados de área verde por habitante (m2/hab), cuando la OMS recomienda un mínimo de 9 m2/hab y un óptimo de 12 m2/hab. Lograr semejante cobertura vegetal en el área del municipio parece una meta más que deseable; sin embargo, es probable que no sea nada fácil de cumplir por los costos asociados a la creación y manutención de las áreas verdes.

El camino, mientras tanto, es cuidar tanto como sea posible las especies vegetales que ya existen, especialmente los árboles. Sin embargo, todo apunta a que esta tarea también es complicada. Un reportaje publicado por La Razón el domingo revela que al menos cuatro de cada 10 árboles plantados en la ciudad mueren; dependiendo de la fuente consultada, la cifra de la mortandad de árboles puede subir hasta nueve de cada 10.Todas las fuentes consultadas por este diario coinciden en que el principal obstáculo para la supervivencia de los árboles de la ciudad es la acción humana. Desde personas malentretenidas que rompen los plantines recién sembrados, hasta podas extremas que dejan a los árboles sin ramas ni hojas, pasando por la perversa práctica de quitar la corteza con el objetivo de dejar que la planta se pudra y luego se seque son hábitos bien arraigados en la ciudadanía. También es causa de esta mortandad arbórea la altura sobre el nivel del mar y la tierra en la que los árboles echan raíces. La autoridad municipal y el Ministerio de Medio Ambiente se han propuesto resolver estos problemas primero empleando una nueva sustancia, llamada hidrogel, que permite acumular agua alrededor de la raíz hasta por tres años; el segundo, volviendo a plantar especies nativas tales como queñuas, molles, kiswaras, sauces criollos, kantutas y otros, que requieren menos agua y cuidados.

Considerando que la Alcaldía invierte cada año Bs 18 millones en el mantenimiento de las áreas verdes de la ciudad, la recomendación hecha días atrás en esta misma página de promover campañas educativas que inculquen entre la población un mayor respeto por las plantas y los árboles no es de menor trascendencia, pues los beneficios para el medio ambiente (y, como efecto, para la vida de las personas) son de la mayor importancia. Habrá que agregarle a ese propósito el diseño de políticas públicas que refuercen y mejoren las medidas destinadas a promover el sembrado de árboles, pero sobre todo su protección integral.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia