Editorial

El Assange boliviano

¿De verdad Róger Pinto es el ‘Assange boliviano’, como él mismo sugirió en una carta a Unasur?

La Razón / La Paz

00:57 / 09 de julio de 2013

Uno de los argumentos utilizados por la oposición para regatear su condena al bloqueo aéreo del que fue víctima el presidente Morales fue interponer la situación del senador Pinto, que desde hace más de 13 meses está asilado en la Embajada de Brasil. Dicen que su caso es similar a los del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, y del exfuncionario de la CIA Edward Snowden.

¿De verdad Róger Pinto es el “Assange boliviano”, como él mismo sugirió en una carta enviada a Unasur? Ciertamente, ambos tienen en común el hecho de estar asilados en embajadas y la negativa de los gobiernos boliviano y británico, respectivamente, de darles un salvoconducto. Pero eso sería todo. En cuanto a su situación legal previa y las razones del asilo, las diferencias son enormes. “La sola comparación —escribió una columnista en Animal Político— es hasta inmoral”.

Lo que parece evidente —como señaló otro columnista del suplemento— es que más allá de las razones por las cuales el Estado brasileño decidió acoger al opositor Pinto, su actual estatus es de asilado político. Y así  se mantendrá en tanto no haya una causa sobreviniente que modifique tal condición. Mientras tanto, se registra una tensión entre convenciones internacionales, que protegen a los refugiados políticos como Pinto, y la legislación nacional, que según el Gobierno prohíbe la salida del senador al vecino país.

Quienes niegan la comparación entre estos asilados recuerdan que el ciudadano Róger Pinto tiene varios procesos legales en su contra por daño económico al Estado, conducta antieconómica, incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes.  Y desde hace poco cuenta también con una sentencia condenatoria. Así, más allá de las fallidas acusaciones por desacato, no se trata en rigor de un “perseguido político”. Se espera en consecuencia que rinda cuentas ante la Justicia.

Los casos del fundador de WikiLeaks y del exfuncionario de la CIA son diferentes. Si bien se invoca formalmente un forzado delito de orden sexual en el caso de Assange y un acto de filtración contrario a la seguridad interna en el caso de Snowden,  es evidente que en esencia ambos personajes son perseguidos por develar información molesta para el Gobierno estadounidense. Así se entienden tanto las revelaciones de WikiLeaks como, más recientes, los datos sobre el masivo programa de espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA).

En todo caso, más allá de la insostenible comparación entre Pinto y Assange o Snowden, lo evidente es que desde hace más de un año tenemos un impasse diplomático irresuelto con Brasil, que entre otras cosas derivó en el cambio del embajador de ese país en Bolivia; y cuya salida depende hoy menos de interpretaciones legales que de voluntad política. Un impasse que, con respeto a nuestra soberanía, debiera ser resuelto sin más demora.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia