Editorial

El Ave María, cercado

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 05 de marzo de 2017

La semana de conflictos en La Paz propiciados por los cocaleros, el colegio Ave María suspendió por tres días sus clases, con el perjuicio consiguiente para los estudiantes, profesores y padres de familia. En la Plaza del Maestro y los alrededores, los productores quemaron llantas, instalaron carpas y usaron las calles como mingitorio y basureros públicos.

Sin embargo, ese no es el problema mayor… La noche de los domingos, generalmente, y otros días de la semana, decenas de vehículos llegan a la sede de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) con toneladas de cargas de coca. Hasta pasada la hora de ingreso a clases, la calle Arapata, contigua al colegio, está siempre bloqueada; los niños y adolescentes tienen que hacer peripecias para cruzar la vía llena de comerciantes, vehículos y sacos del arbusto. No hay posibilidad de que los vehículos de padres de familia puedan pasar la vía.

Eso no es todo. Al llegar de madrugada los cocaleros, no encuentran otro lugar para sus necesidades biológicas que las calles aledañas. En la mañana, charcos de orina se escurren hacia la canaleta de la acera principal. Las autoridades del Ave María intentaron por años evitar el problema; hoy, como los estudiantes, conviven con el abuso, sin apoyo municipal ni gubernamental. Hay que hacer algo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia