Editorial

Avión derribado

Es poco probable que Rusia y Turquía se enfrasquen en una confrontación directa

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

02:32 / 26 de noviembre de 2015

El martes, la artillería de Turquía derribó un caza ruso cerca de su frontera con Siria en circunstancias en que, según el Gobierno turco, la nave sobrevolaba territorio de ese país. El caza derribado formaba parte del apoyo en terreno que Rusia provee al presidente sirio, Bashar Al Asad, en su lucha contra el Estado Islámico (ISIS, también conocido como Da'esh).

En términos estrictos, este es el primer ataque directo de un miembro de la OTAN en contra de Rusia luego del fin de la guerra fría. El acontecimiento se enmarca no solo en el contexto del complicado y sangriento conflicto sirio, sino que también tiene el antecedente de las fricciones entre la OTAN y Rusia por Ucrania, que han bajado de intensidad pero que persisten.

Desde un punto de vista formal, tanto Turquía como Rusia persiguen un mismo objetivo en cuanto se refiere a Siria: derrotar a Da'esh. Pero como es bien sabido, en Siria opera un amplio abanico de fuerzas con tan variadas motivaciones, que el terreno es caldo de cultivo para la extensión de los conflictos geopolíticos de naciones ajenas.

Por un lado, Turquía mantuvo una posición abiertamente crítica al gobierno de Al Asad desde 2011, cuando estallaron las revueltas en Siria, debido a una serie de conflictos previos entre los que destacan discusiones por el manejo de los ríos Tigris y Éufrates, el apoyo que en su momento recibieron los rebeldes kurdos en Turquía por parte de Siria e Irán, entre otros.

Las contradicciones entre Erdogan y Al Asad pueden explicar el rol relativamente pasivo de Turquía con relación a Da'esh pese a que la frontera turca estaría bajo amenaza. En ese sentido, Turquía está alineada a EEUU: quieren fuera a ISIS, pero también a Al Asad.

Por su parte, Rusia quiere ante todo preservar la estabilidad. Y eso pasa por derrotar a Da'esh, pero también a todas las fuerzas contrarias a Al Assad. Según este punto de vista, lo único que puede garantizar estabilidad es restablecer el orden en Siria sin afectar el mandato de su Presidente.

Así, el derribo del avión ruso tiene una combinación compleja de intereses por detrás. Desde el punto de vista diplomático, nadie desea que el evento desate un conflicto de mayores proporciones: la OTAN se reunió de emergencia inmediatamente después del incidente y en la declaración oficial de dicha cita se hizo hincapié en el llamado a las dos partes para impedir una escalada militar, exhortando a la calma.

Es poco probable que Rusia y Turquía se enfrasquen en una confrontación directa. En todo caso, el incidente contradice abiertamente los intentos de Francia por generar una coalición con Rusia para coordinar acciones en contra del ISIS en Siria. Y Rusia podría responder en el ámbito de las relaciones comerciales bilaterales con Turquía, mientras negocia las condiciones de coordinación contra Da'esh con Francia y EEUU.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia