Editorial

Ayala-Navia

Álex Ayala y Roberto Navia han logrado éxitos periodísticos en el ámbito internacional

La Razón (Edición Impresa) / Erick Ortega

00:02 / 08 de febrero de 2015

La semana que termina fue de buenas nuevas para el periodismo boliviano. Álex Ayala y Roberto Navia lograron sendos triunfos internacionales en el ejercicio del oficio. Como la ignorancia es atrevida y debido a que tuve la suerte de compartir salas de redacción con ambos profesionales, es que me permito escribir acerca de ellos.

Álex Ayala, quien logró una beca de la multiconocida Fundación para el Periodismo Iberoamericano, es un vasco que se enamoró de Bolivia y ahora es más de aquí que de allá. Espigado y con cierta dificultad para hablar de corrido (alguna vez dijo que no hay nada peor que un tartamudo preguntando una dirección a otro), llegó al país para trabajar en la revista Escape, hace más de una década. Hoy tiene una carrera y una familia que son la envidia de cualquier mortal.

Conocido por robar algunas galletas y sonrisas con ese humor característico de la gente ágil de mente, Álex es capaz de pasar días enteros escribiendo una página. Borrándola y rehaciéndola, una y otra vez, porque después de todo el verdadero periodista está más hecho de culo que de talento, decía García Márquez, y con el vasco pasa eso. Siempre, siempre está empecinado en redondear sus textos antes de poder irse tranquilo a la cama. Más de una vez me ha contado de sus lamentos porque una coma se salió de su lugar o un adjetivo no cayó con la precisión que él pretendía.

Navia, ganador del último premio Rey de España, es un enamorado del viejo oficio de mochilero. Ama descubrir nuevos territorios, para después reinventarlos una y varias veces. Al final, se pasa la vida escribiendo y reescribiendo. Aunque su salud no se puede comparar con la de un roble, él siempre se las ingenia para llegar allí donde su olfato periodístico le impulsa. Más de una vez adquirió alguna enfermedad estomacal porque no le cayó bien alguna comida en algún lugar de Bolivia, el cual fue inmortalizado por su teclado.

Lo sucedido esta semana, sin lugar a dudas, es un síntoma de que se está haciendo un buen periodismo en el país. Cabe aclarar sin embargo que la reivindicación de ambos pasa por trabajar la crónica y el reportaje; ésa es su lucha. Ellos detestan, al menos eso me hacían saber, la noticia diaria, la cobertura que está igualita al noticiero. Ellos van por más. Van por las historias escritas en varias páginas y cuentan desde los olores hasta los dramas. Y les va bien. Pero ante todo, como dijo el capo de Kapuscinski, para ser buen periodista hay que ser una buena persona. En el caso del Roberto y del Álex no existe la menor duda de que así es.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia