Editorial

Balance económico

Queda como deuda la esperada diversificación e industrialización económica.

La Razón (Edición Impresa)

00:41 / 28 de diciembre de 2015

A pocos días de culminar la presente gestión, llega el tiempo para la felicitación por los logros alcanzados y la reflexión por el sinsabor de los medios resultados. Este ejercicio de meditación resulta pertinente al momento de evaluar particularmente la situación económica del país, así como los aciertos y falencias en la gestión monetaria, fiscal, cambiaria y financiera del país.

En el marco de los logros es importante destacar que nuevamente la tasa de crecimiento de la economía boliviana alcanzó el 5% y algo más de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), porcentaje superior al promedio de los países de la región, además manteniendo una estabilidad inflacionaria menor a un dígito y llegando a consolidar aproximadamente $us 14.000 millones en Reservas Internacionales Netas (RIN).

Estos resultados soportaron la caída secular de los precios internacionales de las materias primas y del petróleo (y por ende, del gas), que además incidieron en la recaudación tributaria del país por la renta petrolera, reduciendo la  holgura fiscal. Cabe resaltar que a pesar de los embates externos, la gestión macroeconómica tuvo como reflejo el mantenimiento en la calificación de riesgo país, exponiendo a Bolivia como una nación en la que se puede confiar e invertir; así se demostró con la colocación de bonos soberanos por $us 1.000 millones en la bolsa de Nueva York, manteniendo a Bolivia en el mapa financiero global.

En el ámbito de la reflexión queda por analizar la sostenibilidad de la política de “bolivianización”, que como objetivo monetario es más que deseable; sin embargo, las acciones para su consolidación responden más a medidas financieras “artificiales” de corto plazo que a una política consistente de consolidación económica de largo plazo, que permita a la población tener la confianza necesaria en mantener sus ahorros, activos y patrimonio en Bs sin que algún “fantasma” inflacionario o de modificación del tipo de cambio pueda nuevamente ahuyentar a todos hacia el dólar, divisa que por acciones de la Reserva Federal de Estados Unidos se encarece y presiona hacia una inevitable devaluación de la moneda nacional.

Finalmente queda como un acto de purga económica aplicar políticas de desarrollo más eficaces, que tengan como objetivo final el “formalizar” la economía nacional; en la que todos los agentes sin discriminación alguna paguen impuestos, realicen los aportes de pensiones, cumplan con las normas de registros y se realicen importaciones legales. Asimismo queda como deuda la esperada diversificación e industrialización económica, para evitar el riesgo de ser un eterno país productor de materias primas, vulnerable a los fluctuantes cambios de los precios internacionales.    

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia