Editorial

Banco del Sur

Hace falta un plan de adecuación y armonización económica entre los países miembros.

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 17 de septiembre de 2016

Un tema pendiente en la agenda de integración de los países miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) es el inicio de operaciones del Banco del Sur, creado en 2007 como un instituto monetario y banco de desarrollo alternativo al FMI y al Banco Mundial (BM), y que por ahora se encuentra en proceso de consolidación del capital inicial.

La constitución de un banco especializado en el financiamiento de proyectos productivos de desarrollo para la región fue concebida por los entonces presidentes Néstor Kirchner, Hugo Chávez y Lula da Silva, quienes posteriormente impulsaron a los gobiernos de Bolivia, Venezuela, Uruguay, Ecuador y Paraguay a formar parte de esta iniciativa, que en esencia busca construir un sistema monetario regional que logre la integración de monedas, así como la independencia de los condicionamientos de políticas fiscal, cambiaria, financiera y monetaria establecidos por los organismos multilaterales prominentes (el FMI y el BM).

No cabe duda de que toda acción de integración regional debe ser siempre bien recibida, más aún cuando ésta tiene como objetivo último erradicar la pobreza y la desigualdad en los países del continente. Sin embargo, al momento de identificar los instrumentos de operación se debe tomar en cuenta su eficiencia y efectividad; y en este caso en particular, cabe analizar los objetivos, alcances y metas que tendría que cumplir el Banco del Sur en esta materia.

Han transcurrido nueve años desde su creación, en los que no ha podido consolidarse como aquella entidad concebida con la doble misión de financiar el desarrollo y unificar monetariamente a la región. Cabe entonces preguntarse por las causas de este retraso. Quizás se deba al exceso burocrático que impide acelerar los procesos legales y legislativos de aprobación de los montos de contribución financiera patrimonial de cada país miembro, puesto que la voluntad política es manifiesta de parte de todos los integrantes.

Evidentemente existe la necesidad de profundizar los procesos de integración latinoamericana en materia económica, financiera y monetaria. Sin embargo, es condición necesaria llegar antes a consensos en materia de control de variables macroeconómicas como la inflación, el déficit fiscal, el mantenimiento de reservas internacionales, la depreciación de monedas, la unificación de impuestos, la determinación de aranceles equivalentes y la lista puede continuar. Prueba clara de la necesidad de cumplir inicialmente con un plan de adecuación y armonización económica entre los países socios, para que así el Banco del Sur tenga una bitácora de operación y realmente logre constituirse en una alternativa al FMI y BM como herramienta idónea capaz de contribuir al progreso de la región en su conjunto. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia