Editorial

Bienvenido 2014

Ahora que comienza un nuevo año, es tiempo de renovar los compromisos

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:04 / 01 de enero de 2014

Comienza hoy 2014, un año que habrá de ser tan intenso o más, si cabe, que el que acaba de terminar. Las elecciones presidenciales serán el eje de la discusión pública antes y después de la votación, que aún no ha sido oficialmente convocada; pero no solo los comicios electorales serán importantes en este año, que deseamos próspero y lleno de buenas noticias.

En efecto, 2014 será recordado por ser el año en que Bolivia comenzó a operar su primer satélite de telecomunicaciones. Luego de una multimillonaria inversión del Estado, de una larga espera mientras el artefacto era construido y los técnicos que lo operarán se formaban, el satélite está en órbita y es cosa de días hasta que comience a transmitir señales generadas en Bolivia para las y los bolivianos. Un importante salto tecnológico que ampliará la cobertura de los servicios de telefonía e internet en el país.

El año que comienza será importante también en el ámbito legislativo. Luego de un año intenso en producción y aprobación de leyes, las y los legisladores prometieron que 2014 no será menos, pues están aún en agenda varios proyectos de ley de gran importancia para la construcción de la nueva institucionalidad en el marco de la Constitución Política del Estado de 2009.

Es deseable que esta intensidad sea asumida también por los legisladores de la oposición, en el marco de un debate parlamentario más plural e incluyente, que rescate las propuestas propositivas de ambos bandos y deseche las afrentas e insultos, que no hacen sino alimentar la división en el país. A las y los oficialistas cabe pedirles asimismo renovar su sensibilidad a la hora de diseñar leyes, pues en ocasiones parecen perder de vista que el fruto de su trabajo debe durar por muchos años, sino décadas, y sobre todo ser útil a la sociedad. Deben recordar también que no se debe garantizar derechos a unos a costa de recortárselos a otros.

De igual manera es deseable que la potencia democrática que ha mostrado el pueblo boliviano encuentre su cauce institucional. Si bien fue la política en las calles la que hizo posible el actual proceso de transformación estatal, deben ser las instituciones las que provean respuestas a las necesidades de esos movilizados de ayer. Construir esas instituciones es tarea del Gobierno, pero también de la población, que debe apropiarse de ellas y exigir que estén a su servicio. Asimismo es parte de la construcción institucional aprender a lidiar con el disenso, pues excluir sin más a quienes no están de acuerdo hiere a la democracia.

Comienza, pues, un año intenso y está en manos de todas y todos hacerlo inolvidable en el mejor sentido posible del término. Es posible revisar los conceptos de democracia, de convivencia, de tolerancia y transformar a las personas para que éstas transformen el país. No es mucho pedir, ahora que comienza 2014 y es tiempo de renovar los compromisos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia