Editorial

Billetes falsificados

Con la llegada de nuevas tecnologías se ha empezado a elaborar dinero falsificado en Bolivia.

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

03:14 / 22 de diciembre de 2014

Cada vez que alguien recibe un billete falsificado no solo pierde el valor de ese instrumento de intercambio, sino también la confianza en los demás, lo que a su vez afecta su tranquilidad y estado de ánimo, sobre todo si la persona es de escasos recursos. Por si todo ello fuera poco, este tipo de delitos, además de perjudicar a los hogares, afecta a la economía en general.

En efecto, se sabe que una de las principales causas de la inflación es la emisión inorgánica de dinero; por tanto, si este tipo de estafas se desarrollan a escala industrial, la masa monetaria se incrementa, lo que a su vez hace que la demanda se dispare, aumentando el precio de los bienes y servicios. De allí que la falsificación de billetes sea tratada como un delito de Estado.

En el pasado, las notas fiscales fraudulentas que se comercializaban en territorio nacional eran elaboradas en el exterior. Sin embargo, con la llegada de nuevas tecnologías se ha empezado a elaborar dinero falsificado en Bolivia, con billetes adulterados cada vez más sofisticados y difíciles de reconocer. Por ejemplo, el jueves, un operativo policial en El Alto desbarató una banda de falsificadores, integrada por brasileños, peruanos, colombianos y bolivianos; y se incautó de más de un millón de bolivianos fabricados en una megaimprenta. El papel moneda tenía todas las medidas de seguridad y se presume que cada día fabricaban Bs 250.000, sobre todo cortes de Bs 20 y 200.

Ahora bien, es de conocimiento público que gran parte del dinero falsificado se comercializa en las zonas rurales, donde justamente vive la población más pobre. Esto porque los delincuentes se aprovechan de que en esas regiones la gente no está bien informada y/o carecen de los mecanismos necesarios para detectar billetes falsos. En las ciudades, además de compras directas, las redes criminales apelan a librecambistas para introducir notas falsificadas. El cuento del tío, en sus diversas versiones, es otro de los mecanismos utilizados en tal sentido.

Para salvaguardar el bolsillo de la población frente a este tipo de estafas, no hay mejor arma que la prevención, conociendo e identificando las características especiales de los billetes originales. No obstante, habida cuenta del grado de sofisticación que han alcanzado estos billetes fraudulentos, que poseen la marca de agua y el hilo de seguridad, urge que las autoridades incrementen la efectividad y frecuencia de sus operativos; pero también que la población, cuando sea víctima de este tipo de fraudes, en vez de tratar de hacer pasar el billete falso para recuperar su dinero, denuncie este hecho y entregue las imitaciones a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC). Solo así se podrá contrarrestar este tipo de delitos que atentan contra la economía doméstica y la del país.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia