Editorial

Billetes falsos

La falsificación  de dinero se ha convertido en un próspero negocio en el país

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

02:19 / 04 de febrero de 2014

La circulación de billetes falsos es de tan larga data como lo es el intercambio de bienes y servicios a través de dinero. De hecho, este ha sido uno de los mecanismos más utilizados por delincuentes que buscan enriquecerse sin esfuerzo; y Bolivia no ha estado ni está libre de este tipo de robos, que afectan no solo el bolsillo de las familias, sino también la economía en general.

En efecto, el último reportaje de Informe La Razón da cuenta de que la falsificación de dinero se ha convertido en un próspero negocio en el país, manejado por organizaciones criminales que intervienen en toda la cadena “productiva”.

En el pasado, los billetes fraudulentos que se comercializaban en territorio nacional eran elaborados en el exterior. Sin embargo, con el abaratamiento y la llegada de nuevas tecnologías se ha empezado a elaborar dinero falsificado made in Bolivia. Como es de suponer, este “salto” tecnológico ha facilitado el ingreso de nuevas redes criminales, algunas de ellas familiares, lo que a su vez ha incrementado el número de notas fiscales adulteradas. Por ejemplo, en 2013 el Banco Central se incautó de Bs 9, 3 millones falsos, 45% más que en 2012.

Según advierten las autoridades, gran parte de este dinero se comercializa en las zonas rurales, donde justamente vive la población más pobre. Y es que los delincuentes se aprovechan de que en esas regiones la gente no está bien informada y/o carecen de los mecanismos necesarios para detectar billetes falsos. En las ciudades, además de compras directas, las redes criminales apelan a librecambistas para introducir notas falsificadas. El cuento del tío, en sus diversas versiones, es otro de los mecanismos utilizados en tal sentido.

Para salvaguardar el bolsillo de la población frente a este tipo de estafas, no hay mejor arma que la prevención, conociendo e identificando las características especiales de los billetes originales, diseñadas justamente para diferenciarse de las copias, como por ejemplo la marca de agua, el hilo de seguridad o los relieves. En las tiendas y locales comerciales es recomendable el empleo de aparatos que facilitan esta tarea. El reportaje publicado ayer por La Razón presenta más detalles al respecto. También se pueden consultar páginas web sobre este tema, o tomar nota de la campaña que el Banco Central viene realizando en diferentes medios de comunicación desde 2009.

Asimismo, resulta esencial que la población, cuando sea víctima de este tipo de fraudes, en vez de tratar de hacer pasar el billete falso para recuperar su dinero, denuncie este hecho y entregue las imitaciones a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen. Solo así se podrá contrarrestar este tipo de delitos que atentan contra la economía doméstica y la del país. Además, de esta manera las personas evitarán incurrir en una acción penada por la ley con elevadas multas de dinero.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia