Editorial

Bloqueo de carreteras

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 07 de febrero de 2016

Hace una semana los transportistas pesados iniciaron un paro indefinido y el bloqueo de las principales carreteras del país, en demanda de prerrogativas fiscales y la anulación de la reducción del 30% del crédito fiscal establecida para la gasolina y el diésel.  No sobra recordar que este tipo de medidas de presión, además de arbitrarias e ilegales, no perjudican a los altos funcionarios responsables de tomar las decisiones, sino a los sectores más vulnerables de la sociedad, muchos de los cuales necesitan trasladarse de una región a otra por trabajo o por cuestiones de salud. Y para colmo de males, los transportistas están ejecutando este deplorable bloqueo en una de las épocas turísticas más altas, causando zozobra a miles de personas, muchas de ellas extranjeras, que esperaban conocer y pasar un tiempo agradable en el país invirtiendo para tal efecto su tiempo y sus ahorros; lo que sin duda va en detrimento del turismo nacional. Respecto a su demanda, el transporte pesado, además de generar grandes ingresos, es uno de los sectores que más se beneficia del Estado, gracias al bajo precio (subsidiado) de los carburantes y el empleo de carreteras, que son construidas y mantenidas con los aportes de los contribuyentes. Por tanto, lo mínimo que se esperaría de este sector es que pague los impuestos que le corresponden.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia