Editorial

Bolivianos

Boliviano es una identidad poscolonial  que agrupa a todos los habitantes de esta generosa tierra

La Razón / Liliana Aguirre

00:00 / 25 de noviembre de 2012

El 21 de noviembre, los y las bolivianas fuimos partícipes del Censo de Población y Vivienda 2012, una jornada que se desarrolló de manera exitosa. Sin embargo, más allá de la gran importancia que representa saber cuántos somos y qué necesitamos, está el hecho histórico del cambio en la pregunta de identidad y pertenencia. Si bien en principio se desató una gran polémica por la eliminación de la categoría mestizo de la boleta censal y del abanico de identidades étnicas que yacen en nuestro territorio, fue muy acertado incluir boliviano en su lugar.

La palabra mestizo fue un término semántico que buscaba tornarse una aplanadora cultural de otras identidades desde tiempos coloniales; además, en pleno siglo XXI y con el avance de la ciencia y la genética, no puede haber duda de la mezcla infinita que registra nuestro ADN. Es decir que todos somos mestizos biológicamente y hasta culturalmente, pero más allá de ese debate —que aunque arcaico sigue vigente— está la acción de cambiar ese término segregante y acuñar el de boliviano.

Boliviano es una identidad poscolonial y netamente originada en la república; una palabra que resume a todos los y las habitantes de esta generosa tierra; un término que puede hermanarnos sin necesidad de caer en chauvinismos, fascismo o nacionalismos extremos; una forma de saberse y sentirse parte de este territorio que es nuestra cuna, tierra y lecho. Por suerte la lengua está en constante evolución y por ello no se estanca. Las palabras, con sus formas y significados, van variando y cambiando con el paso de los años, pues se reinventan y adaptan.

El primer paso está dado, tener la opción de elegir una identidad étnico-cultural, ya sea aymara, quechua, guaraní, mojeña, chiquitana, izozeña, ayorea, chipaya, yuracaré, movima, itonama, etcétera; y ser reconocido y respetado. Pero el gran desafío es ahora que todas estas diversas nacionalidades se incluyan en una categoría que pueda respetar identidades, y que a la vez sea capaz de englobar a todos; y qué mejor que: boliviano o boliviana.

No obstante, cabe esperar que el concepto de boliviano no vaya a tergiversarse y pensarse como un eufemismo de mestizo; sino todo lo contrario, que se entienda como una forma de repensar lo que somos, una muestra de un Estado plurinacional y multiétnico, un país rico en cultura e identidad, un país diverso, pero tolerante e incluyente que enarbola un sentimiento patriótico de unidad llamado Bolivia.

Etiquetas

Documento sin título

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia