Editorial

Brasil en crisis

Todo indica que el actual sistema político brasileño se ha agotado y necesita renovarse

La Razón (Edición Impresa)

00:05 / 27 de mayo de 2017

La crisis política brasileña se está profundizando. La permanencia en el cargo del presidente Michel Temer es cada día más frágil debido a las protestas y las dudas de la coalición que lo sostiene. Estos eventos son una nueva expresión del agotamiento estructural del sistema político de ese país, lo que dificulta su recuperación económica y puede impactar en la estabilidad regional.

La difusión de una conversación entre Temer y el principal ejecutivo de una de las empresas más grandes de Brasil en las que supuestamente se negocian transacciones irregulares ha profundizado la crisis que arrastra el país vecino desde que se hizo pública la operación Lava Jato, en 2014. En algo más de una semana, el excandidato presidencial Aecio Neves, del PSDB (uno de los principales partidos oficialistas), tuvo que dimitir, al igual que estrechos colaboradores presidenciales, acusados de corrupción. Algunos partidos que apoyaban al Gobierno lo han abandonado. Grupos de la sociedad civil como el Colegio de Abogados han pedido la apertura de un juicio político contra Temer; y se han registrado manifestaciones que exigen la renuncia del Mandatario y la convocatoria a elecciones que han acabado en violencia.

Frente a ese terremoto político, Temer ha insistido en su inocencia y se ha negado a dimitir. Sin embargo, día que pasa aumentan las fracturas en su base partidaria, así como su impopularidad. Según los analistas, los desacuerdos sobre quién podría reemplazarlo para completar el mandato sería la principal razón de que tales divisiones no se han agravado. Mientras tanto, el pedido de elecciones directas crece entre la población frente a la poca credibilidad de parlamentarios, responsables de elegir a un eventual sucesor. Hay un extendido consenso sobre los graves efectos de esta parálisis, en un momento en que se precisa acciones concretas para reactivar la economía brasileña.

Todo apunta a que más temprano que tarde sucederá algún tipo de gran reacomodo político, el cual debería realizarse respetando las normas institucionales y constitucionales, y basarse en acuerdos entre todas las fuerzas políticas. Aunque se logre una solución al actual impasse, estos eventos ponen en evidencia que el actual sistema político brasileño vigente durante los últimos dos decenios se ha agotado, ya que carece de legitimidad debido a las constantes irregularidades de sus representantes. De allí que requiera una profunda renovación para poder gobernar al país y promover su desarrollo.

Para América Latina, y en particular para Bolivia, es crucial que esta compleja tarea de estabilización y renovación institucional se inicie lo más antes posible en el país vecino. La región precisa de un Brasil fuerte, en un momento histórico extremadamente difícil por la persistencia de la crisis económica y la aparición de conflictos políticos preocupantes en todo el continente.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia