Editorial

Cárceles y psicópatas

Aparentemente los psicópatas no  modifican su conducta por medio de castigos

La Razón (Edición Impresa) / Editorial

00:00 / 02 de febrero de 2015

Un reciente estudio elaborado por psiquiatras forenses del Instituto de Psiquiatría del King's College de Londres y neurocientíficos de la Universidad de Montreal, Canadá, da cuenta de que los psicópatas presentan anomalías en las partes del cerebro implicadas en el aprendizaje, lo que les impediría aprender de sus errores y rehabilitarse por medio de castigos.

En la investigación, cuyos resultados fueron publicados en la revista Lancet Psychiatry, los científicos comprobaron que psicópatas británicos condenados por asesinato, violaciones o intento de homicidio muestran una actividad cerebral diferente a la del resto de las personas, incluidos a otros asesinos que no habían sido diagnosticados con psicopatía.

Mientras la mayoría de los individuos sopesan las consecuencias antes de ejecutar una acción, “los criminales con psi  copatía fallarían al valorar la posibilidad de un resultado negativo”, explica la psiquiatra canadiense Sheilagh Hodgins, coautora del estudio. “El castigo indica la necesidad de cambiar la conducta. (No obstante) en determinadas situaciones estos criminales tienen dificultad para aprender del castigo para modificar su conducta”, añade. En resumidas cuentas, a diferencia de las personas normales, aparentemente los psicópatas no tienen la capacidad de aprender de sus errores ni de modificar su conducta por medio de castigos.

Como corroborando esta hipótesis, días atrás se difundió la noticia de que un recluso de San Pedro asesinó a su pareja el martes 20 de enero en el interior del mismo penal, cuando ella lo había ido a visitar para comunicarle su intención de viajar a Santa Cruz para trabajar. Motivado por los celos y la inseguridad, según dijo, el interno la habría estrangulado con una chalina. Ello pese a que la mujer fue a visitarlo junto a sus dos hijas, una de dos años, a quienes habría pedido que vayan al baño para poder asesinar a la madre de sus niñas. Lo particular de este caso es que el hombre estaba recluido precisamente por haber asesinado años atrás a su primera esposa, y de la misma manera, estrangulándola con un cinturón.

Este hecho así como las conclusiones del estudio antes mencionado ponen en evidencia la necesidad de reformular el actual sistema penitenciario del país, por cuanto proporciona el mismo tratamiento a todos los antisociales, independientemente de que sean psicópatas o no.

Además, los reclusos pueden recibir visitas sin ningún tipo de vigilancia, incluso si tienen problemas mentales. Y en algunos casos hasta conviven con sus familiares dentro de los recintos penitenciarios, pese a los peligros que esta convivencia implica, en especial para los niños y niñas. Esta realidad revela la necesidad de adaptar los programas de reclusión para tratar de manera diferente a los psicópatas, controlando sus visitas de manera permanente.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia