Editorial

Césped de la discordia

Con la llegada del césped artificial, los más jóvenes dejaron de tener prioridad en las canchas

La Razón

02:17 / 08 de julio de 2013

A fin de promover el deporte entre los jóvenes y niños, y en particular el fútbol, en diferentes ciudades del país muchas canchas otrora de tierra fueron alfombradas con pasto sintético, y se construyen otras más con el mismo material. Ello en gran medida gracias al financiamiento del programa Bolivia Cambia, Evo Cumple y recursos municipales y departamentales. Ahora bien, no cabe duda de que el acondicionamiento de estos escenarios deportivos efectivamente promovió la práctica del fútbol, pero no precisamente entre los más pequeños y la gente de menos recursos, como se esperaba, sino entre jóvenes y adultos con elevado poder adquisitivo. En efecto, según advierte el último reportaje de Informe La Razón, con la llegada de la hierba artificial, el alquiler de estos espacios se incrementó considerablemente, bajo el argumento de que los costos de mantenimiento también aumentaron. Antes, el arriendo de las canchas de tierra no superaba los Bs 50, o incluso no tenían costo alguno. Ahora, con grama sintética, una hora de alquiler cuesta entre Bs 100 y Bs 200, monto sencillamente inaccesible para muchos niños del país.

Por otra parte, estos escenarios deportivos, cuya tutela corresponde a las alcaldías, comenzaron a ser administrados ora por las juntas vecinales ora por las ligas de barrios. Y naturalmente con esta nueva administración dejaron de tener prioridad los más jóvenes, en beneficio de quienes sí pueden pagar el arriendo, de los funcionarios ediles, de las autoridades vecinales y de los torneos de barrio.

Cabe recordar que existen normas municipales que establecen que los niños deberían poder disfrutar de estos espacios de manera gratuita al menos dos horas en la mañana y otras dos en la tarde, de lunes a viernes. Esto justamente para evitar la falta de equidad. Empero, en la mayoría de las canchas esta disposición sencillamente no se cumple; y en aquellas que sí se lo hace, las horas son totalmente inconvenientes, por ejemplo entre las 06.00 y 08.00 y a partir de las 18.00, cuando la luz del sol es escasa, hace frío y resulta peligroso que los pequeños anden solos por las calles.

Esta deficiencia deviene principalmente por la falta de controles municipales. Situación que no sólo restringe el uso de estos predios, sino que además da lugar a malos manejos económicos. Por ejemplo, desde que en marzo de 2009 la liga de fútbol de la zona de Villa Ingenio, en El Alto, se hizo cargo de la administración de la cancha de ese barrio, reportaron un ingreso de Bs 50.000; pese a que el ingreso promedio de estos espacios supera los Bs 120.000 anualmente. Y lo propio ocurre en otras siete canchas (de 14) en El Alto.

Como se puede observar, por el bien de los más jóvenes, urge tomar medidas para que estos templos del deporte sean administrados de manera más transparente, pero también y sobre todo de forma más equitativa.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia