Editorial

El Chaco amenazado

Sólo en agosto se perdieron 60.000 hectáreas de bosque en el Gran Chaco

La Razón / Editorial

00:00 / 22 de septiembre de 2013

Si el problema de la deforestación es un asunto de creciente importancia en el mundo entero, en regiones como el Gran Chaco, la vasta llanura boscosa que comparten Bolivia, Argentina y Paraguay, está la evidencia de por qué es así: cada hora se pierden 82 hectáreas (ha) de bosque, lo que hace un total de 1.968 hectáreas por día, lo cual es una tragedia ambiental.

El preocupante dato fue difundido días atrás por la organización Redes Chaco, en el II Encuentro Mundial del Gran Chaco Americano que se realizó hasta ayer en Buenos Aires, Argentina. Según   el informe presentado, sólo en agosto se perdieron 60.000 ha de bosque, y las causas fueron la ganadería, en el 80%; la agricultura, 15%; y otras causas, 5%.

El Director de la Asociación Guyra Paraguay, otra organización dedicada a la temática ambiental en el Gran Chaco, explicó que “Paraguay deforestó más, Argentina y Bolivia menos. Entre los tres perdieron más de medio millón de hectáreas de bosque chaqueño en algo más de ocho meses”. Según el estudio de Redes Chaco, del total de desmonte registrado en 2012, Paraguay tiene la mayor cantidad de árboles talados, con 268.084 ha; seguido por Argentina, con un total de 235.601 ha; y Bolivia, con 46.084 ha.

En los tres países, la causa común es la expansión de la frontera agrícola, seguida de la demanda de madera, particularmente quebracho, especie maderable endémica en la región, muy reconocida por su calidad y dureza. Así lo hizo notar un concejal del municipio de Charagua, en Santa Cruz, quien dijo que su región se ve amenazada por la expansión de la frontera agrícola: “Estamos bien en cuanto a la preservación de nuestros bosques, pero amenazados por los grandes agricultores que buscan expandir la frontera agrícola y la necesidad de madera en la zona”.

El boliviano explicó que en el caso de su municipio, el 70% del área boscosa está protegida, porque hay dos reservas forestales y en los Territorios Comunitarios Indígenas (TCO) manejan la preservación de los recursos. “Tenemos 36.000 hectáreas de cultivos para el sustento de las familias, pero la amenaza viene de afuera, porque buscan depredar el recurso de la madera”, afirmó.

Famoso por sus temperaturas extremas, innumerables veces descrita en obras cumbre de la literatura de los tres países que comparten la región, el Chaco es más que un paisaje o el reservorio de fabulosas reservas de gas natural y petróleo: es un ecosistema complejo con grandes potencialidades, pero también víctima de grandes amenazas, pues además del ya señalado problema de deforestación, hay que considerar la contaminación del río Pilcomayo, entre otros factores.

Urge que los tres países, por separado y también juntos, desarrollen políticas para preservar esta región, que no por alejada de las capitales y centros de decisión es menos importante. Aquí, también, está en juego el futuro.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia