Editorial

Chernóbil, 32 años después

La Razón (Edición Impresa)

00:17 / 26 de abril de 2018

En la década de los 50, la energía nuclear surgió como una buena opción entre las naciones cuyo potencial de combustible fósil e hidroeléctrico no lograba cubrir sus necesidades energéticas. Este boom nuclear duró varios años, hasta que en 1979 se produjo un accidente en la central de Three Mile Island (instalada en una isla del mismo nombre en el estado Pensilvania, en el noreste de EEUU). Este hecho dejó temporalmente paralizada la industria nuclear en el país del norte y en otras naciones occidentales.

A su vez, la Unión Soviética tuvo que sufrir en carne propia la explosión de Chernóbil (Ucrania), el peor accidente nuclear de la historia (ni siquiera la bomba en Hiroshima causó tantos estragos), para suspender, también temporalmente, el desarrollo de esta peligrosa industria. De acuerdo con un reciente informe de Greenpeace elaborado por 60 científicos de todo el mundo, hasta la fecha aquella explosión, que tuvo lugar el 26 de abril de 1986, ha causado la muerte de más de 200.000 personas, y en los próximos años podría provocar cerca de 270.000 nuevos casos de cáncer, 93.000 de ellos mortales.

Veinticinco años más tarde, el accidente nuclear de Fukushima, en marzo de 2011, puso nuevamente en evidencia que ni los mejores esfuerzos pueden garantizar la seguridad de las plantas atómicas. A pesar de ello, actualmente existen en el mundo 443 reactores nucleares y se calcula que hay planes para duplicar este número en los próximos 15 años, revelando la tozudez del ser humano cuando de negocios y mayor “desarrollo” se trata.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia