Editorial

Chikungunya

Las personas infectadas se convierten en los principales propagadores de la enfermedad

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:09 / 02 de agosto de 2014

Hace seis meses se detectó por primera vez en América Latina el contagio de una persona con chikungunya, virus que produce una enfermedad parecida al dengue. Desde entonces este mal ha causado al menos 14 muertes. Se sabe además que hay aproximadamente 4.500 casos confirmados y 165.000 sospechosos, la mayoría en países caribeños.

En Bolivia se confirmó que tres personas, miembros de una misma familia, se contagiaron con este virus. Se trata de un hombre y dos mujeres que viven en Santa Cruz y que contrajeron la enfermedad en República Dominicana, donde fueron a pasar vacaciones. Es decir que no se trata de casos nativos, sino importados.

De todas maneras hay que tomar en serio las alarmas encendidas por la Organización Mundial de la Salud (OPS) desde que se detectó su presencia en la región. Pues si bien este virus es endémico de África (fue identificado por primera vez en Tanzania hace 60 años), se sabe que se extiende fácilmente donde existe su vector, el mosquito Aedes aegypti,   el mismo del dengue. Eso quiere decir que el 60% del territorio boliviano, donde habita el 40% de la población, está en riesgo.

De allí la importancia de que todas las dependencias de salud, departamentales y municipales (en particular del oriente boliviano), hagan todo lo posible para prevenir el ingreso de la enfermedad y frenar su proliferación. Afortunadamente ya se han adoptado algunas disposiciones en tal sentido, con la preparación de los reactivos para diagnosticar el virus en algunos centros de salud del país. De hecho, gracias a esta previsión se pudieron detectar los tres casos comentados anteriormente.

Cabe recordar que las personas infectadas por este tipo de virus se convierten en los principales propagadores de la enfermedad, pues al ser picados por mosquitos sanos, éstos se convierten en vectores infecciosos, y la enfermedad tiende a diseminarse. De allí la importancia de detectar cuanto antes a los posibles portadores tanto de chikungunya como de dengue.

Y eso pasa no solo asegurándose de que los diferentes municipios del país cuenten con los reactivos necesarios para identificar ambos virus, sino también por educar a la población para que acuda a los centros de salud en cuanto sienta los síntomas de estas enfermedades tropicales (fiebre alta y dolor en las articulaciones), y no se automedique. Pues, cuando se trata de mitigar los síntomas con remedios automedicados o caseros se pierde tiempo valiosísimo para tratar estas dolencias.

También hay que insistir en las fumigaciones y en la eliminación de potenciales criaderos (llantas, latas, baldes, macetas, entre otros) para evitar la multiplicación del mosquito. Prácticas sencillas e imprescindibles para preservar la salud de las personas, pero que requieren de campañas educativas antes de ser aplicadas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia