Editorial

Ciberespionaje

Hay motivos para temer ya no solo a las capacidades de EEUU para espiar  en todo el orbe.

03:14 / 09 de marzo de 2017

El martes, la organización WikiLeaks ha difundido a través de su portal en Internet miles de documentos que demuestran que la Agencia Central de Inteligencia (CIA, sigla en inglés) de EEUU lleva muchos años desarrollando potentes tecnologías para intervenir teléfonos móviles y otros artefactos de comunicación a fin de espiar a las personas dentro y fuera de ese país.

La revelación es titulada Vault 7 (Bóveda 7) debido a que prevé publicar siete entregas referidas a los programas de la CIA. La primera de ellas, llamada “Año cero”, comprende 8.761 documentos tomados de una red aislada y de alta seguridad situada en la sede de la Agencia en Langley, Virginia.

De acuerdo con la nota de prensa que acompaña la publicación de los documentos, la CIA recientemente perdió control de la mayor parte de su arsenal de pirateo informático, incluyendo malware, virus, troyanos y la documentación asociada a ese software, agregando que “esta extraordinaria colección de documentos, que asciende a varios miles de millones de líneas de código, da a quien la posea toda la capacidad de pirateo informático de la CIA”.

Agrega la explicación que toda esta información fue compartida de manera no autorizada con varios contratistas y expiratas informáticos del Gobierno estadounidense, uno de los cuales entregó parte del archivo a WikiLeaks. También explica que “una vez que alguna de estas armas cibernéticas se pierde puede distribuirse por todo el mundo en cuestión de segundos para ser usada por Estados rivales, cibermafia y hasta hackers adolescentes”.

Según la revelación, el arsenal cibernético se usó en contra “de una gran gama de productos de empresas estadounidenses y europeas, incluyendo el iPhone de Apple, el sistema Android de Google, el sistema Windows de Microsoft e incluso televisores Samsung, que se convirtieron en micrófonos ocultos”.

La filtración publicada demuestra que en los últimos años la CIA tuvo más de 5.000 personas dedicadas a crear miles de sistemas de pirateo, lo cual significa que la Agencia fue capaz de crear, hasta 2016, “su propia NSA” (Agencia de Seguridad Nacional, que fue denunciada en 2013 por Edward Snowden por haber implementado sistemas de espionaje cibernético a escala global), pero con menos control y transparencia.

Previsiblemente, la filtración recibió silencio como única respuesta de parte de la CIA y otras instituciones estadounidenses, e incluso comentarios publicados en medios de prensa que se preguntan cuál es el interés de Assange (el líder de WikiLeaks) en posicionar estos temas en la agenda pública.

Hay, pues, motivos para temer ya no solo a las enormes capacidades de EEUU para espiar en todo el orbe, sino también a quienes pudieran emplear el enorme arsenal desarrollado por la CIA, pues más allá de lo evidente, es difícil imaginar las consecuencias que tendría una ciberguerra asociada al uso de estas tecnologías de espionaje.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia