Editorial

Cierre de Enatex

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:03 / 25 de diciembre de 2014

Adiferencia de las compañías privadas, cuyo principal objetivo es maximizar las utilidades, las empresas estatales buscan otros fines, como la generación de empleos o la activación de economías locales. No obstante, por su misma naturaleza, muchas veces se vuelven ineficientes, amén de ser más susceptibles de incurrir en favoritismos y actos de corrupción. Por este motivo, las compañías públicas deberían funcionar cuando menos sin pérdidas, para no convertirse en un lastre para el Estado.

Por todo ello, cabe resaltar la reciente declaración del Ministro de Economía sobre la Empresa Pública Nacional Textil, cuando advierte que si no logra revertir su delicada situación financiera (semanas atrás, los trabajadores de Enatex protagonizaron una huelga de brazos caídos durante dos días en demanda del pago de sus salarios que se les adeuda desde agosto), tendrá que dejar de operar, como lo haría cualquier otra compañía en quiebra, pues el Estado no va a asumir las pérdidas de la empresa estatal. Se trata sin duda de un criterio fundamental, que debería aplicarse a todas las empresas estatales, incluidas las mineras como Huanuni. De esta manera se evitará que dinero de los contribuyentes sirva para sostener compañías ineficientes, en lugar de beneficiar a todos los bolivianos, como corresponde. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia