Editorial

Cierre de Guantánamo

La Razón / La Paz

00:42 / 13 de enero de 2012

Han pasado diez años desde la llegada de los primeros 20 detenidos a la base naval de Guantánamo, Cuba, trasladados por el ejército estadounidense. Una semana después, el entonces presidente George W. Bush declaró que aquellos hombres no eran prisioneros de guerra, sino terroristas vinculados con los atentados del 11 de septiembre, y que por tanto no les correspondía las protecciones estipuladas por las convenciones de Ginebra, que condenan la tortura y la detención sin proceso. Nacía así la cárcel más cuestionada de la última década, una prisión concebida para establecerse más allá de las leyes, asentada en el territorio de un país con el que EEUU no tiene contactos diplomáticos, pero que arrienda a perpetuidad desde 1903.

En 2009, después de tomar posesión de su cargo, Barack Obama condenó las técnicas extremas de interrogación aprobadas por Bush como una herramienta estratégica en la guerra contra el terrorismo, y firmó un decreto que ordenaba el cierre de Guantánamo en el plazo de un año. Empero, hasta la fecha no ha logrado su cometido, en gran medida debido al riesgo de que los presuntos ideólogos de los atentados del 11-S podrían quedar libres, por las innumerables normas violadas durante su arresto y detención; un lastre de arbitrariedad difícil de sortear.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia