Editorial

Ciudad y naturaleza

Los ‘remanentes naturales’ del municipio paceño están desapareciendo paulatinamente

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

03:40 / 09 de octubre de 2015

Casi en cualquier ciudad del mundo la expansión urbana tiene como su primer efecto la afectación de la naturaleza, que implica la paulatina desaparición de las áreas verdes naturales. Cuando hay buenos sistemas de planificación urbana, esta pérdida puede ser paliada con la habilitación de plazas y parques con cobertura vegetal. Lamentablemente no es el caso de La Paz.

En efecto, pese a que la ciudad sede de gobierno es la única del país que puede preciarse de tener un verdadero parque urbano central (que en su origen es, precisamente, un gran espacio de vegetación natural, solo intervenida en las áreas del ex Parque de los Monos y las avenidas del Ejército y del Poeta), en el resto de la mancha urbana los “remanentes naturales” están desapareciendo paulatinamente.

Un estudio originalmente publicado en 2007 da cuenta de 36 de estos espacios en distintos lugares de la urbe que si entonces estaban amenazados hoy están a punto de desaparecer, si es que no han desaparecido del todo. La autora del citado estudio, titulado Los remanentes naturales en un área urbana como su memoria ambiental, señaló a este diario que desde entonces hasta ahora “hubo en muchos casos desde 15% hasta 80% de modificación en estos paisajes naturales”. Agrega que solo 14 (39%) de esos remanentes están en buen estado, sin embargo, no sabe qué pasará en los próximos años.

La importancia de conservar esos “remanentes naturales” se percibe con mayor claridad cuando se toma en cuenta, por ejemplo, que deslizamientos como los de Callapa (en 2011) o de Retamani (en 2010) quizá se hubieran evitado si se respetaba la flora nativa. “La naturaleza ha tardado millones de años en lograr un equilibrio, pero de pronto el hombre empezó a hacer terraceos, quitó la cobertura nativa, rompió el equilibrio y desestabilizó el suelo”, explica la especialista.

Consultado al respecto, el Gerente de Operaciones de la Empresa Municipal de Áreas Verdes señaló que no tienen un registro de espacios naturales dentro de la mancha urbana ni una reglamentación para conservarlos, pero que desde esa empresa están predispuestos a mantener la cobertura nativa, agregando que están apuntando a producir variedades originarias y rescatar por ejemplo la queñua, la kiswara y la chacatea, que “si bien son especies que tardan en crecer, son parte de nuestro ecosistema”.

Considerando que está demostrado que la pérdida de vegetación en las ciudades incrementa la temperatura entre dos y cuatro grados centígrados, tiene, pues, el Gobierno Municipal paceño ante sí un reto de importancia crucial para el futuro de la ciudad y sus habitantes. Deberá, para el efecto, no solo criar y sembrar las plantas, sino sobre todo desarrollar una política de conservación y fomento de las áreas verdes que involucre tanto a las instituciones como a los habitantes. Es posible hacerlo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia