Editorial

Clase media

Estos datos muestran un significativo cambio en la población boliviana en los últimos años.

La Razón (Edición Impresa)

00:07 / 25 de enero de 2018

El lunes pasado, en su informe al país, entre los muchos datos que el Presidente del Estado compartió en las más de dos horas de alocución, los referidos a los datos demográficos llamaron poderosamente la atención, no solo por lo que significan en sí mismos, sino también por lo que debe tomarse en cuenta para la gestión de la cosa política a partir de ahora.

En efecto, el Mandatario resaltó que la lucha boliviana contra la pobreza y el desempleo, la deserción escolar y la desnutrición infantil son tomados como referente en la región. Lo más destacable de esta parte del informe fue que el 58% de la población ahora obtiene “ingresos medios”, así como la clase de “ingresos altos” ha pasado de 4% en 2005 a 5% en 2017. La brecha entre los que tienen más ingresos y los que menos recursos poseen también se ha reducido: si en 2005 el 10% más rico tenía 128 veces más que el 10% más pobre, la relación hoy es de 47 veces.

Así, el gráfico que representa la composición de la sociedad según su nivel de ingresos ha dejado de ser una pirámide, pues la clase media ha crecido de 3,3 millones de personas en 2005 (el 35% de la población) a 6,5 millones en 2017 (el 58%), mientras que la clase con ingresos bajos se redujo, en el mismo periodo, de 5,7 millones a 4,1 millones.

Asimismo, el Presidente destacó que Bolivia tiene la tasa de desempleo más baja de la región: 4,5%; Perú aparece en el segundo lugar con el 5,4%; le siguen Chile (6,5%) y Ecuador (6,8%). Aun así, el Mandatario dijo no sentirse satisfecho con el indicador, tal vez porque sabe que el número solo no sirve para dar cuenta de la calidad del empleo en el país, lo que además implica que hay mucho por trabajar para asegurar que las y los bolivianos trabajadores tengan estabilidad, dignidad y una buena remuneración.

Por otra parte, también se refirió al estado de la educación, destacando que la deserción escolar bajó de 4,5% en 2005 a 2% en 2017, lo que ubica a Bolivia en el tercer lugar en Sudamérica, solo superado por Chile y Uruguay. Coincidente con este dato, el número de bachilleres subió de 111.000 en 2005 a 155.000 el año pasado. De ese total, el 51% son mujeres, que también son el 60% de las personas abanderadas.

Se trata, pues, de datos que muestran un significativo cambio en la población boliviana, que no solo ha crecido, como lo reflejan los resultados del último censo de población, sino que sobre todo ha mejorado su ingreso económico y su educación, lo que implica nuevas necesidades y demandas.

Toca que las autoridades tomen conciencia de este cambio significativo en la composición de la población, pues no basta con caracterizar a la clase media como enemiga del proceso, cuando en realidad lo que ha cambiado son las expectativas de una población que demanda más y mejores servicios del Estado, el cual a su vez debe encontrar nuevos modos de comunicarse con ella.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia