Editorial

Clima extremo

Tanto las sequías como las inundaciones son consecuencia del calentamiento global

La Razón / La Paz

01:25 / 27 de junio de 2013

A raíz de la severa sequía que afecta a 12 municipios del país, el Ministerio de Defensa decidió declarar emergencia nacional. Esta disposición permitirá desembolsar unos Bs 18,5 millones para atender a las familias y comunidades involucradas; por ejemplo, con la dotación de agua para el consumo de personas y animales, así como también forraje.

Se estima que son más de 17.000 las familias que necesitan ayuda, principalmente en la región del Chaco. Por otra parte, se han perdido hasta el momento unas 86.000 hectáreas de producción de maíz, soya, maní y otros productos en cuatro departamentos del país (Tarija, Chuquisaca, Santa Cruz y Cochabamba). Además, unas 48.000 cabezas de ganado podrían morir por falta del vital elemento.

Coincidentemente, el domingo concluyó en la localidad de Foz de Iguazú (Brasil) el IV Foro Mundial del Medio Ambiente, con una llamada de advertencia a percatarse sobre el impacto de las actividades humanas en los recursos hídricos del planeta. En efecto, una de las conclusiones del foro, que contó con la participación de la Ministra brasileña de Medio Ambiente, activistas y representantes de organizaciones no gubernamentales como WWF, destacó la necesidad de un cambio radical en los patrones de consumo y producción, teniendo en cuenta la situación alarmante de los ecosistemas y los recursos hídricos.

Mientras el déficit hídrico azota a Bolivia y a otros países de la región, en India más de 600 personas han muerto durante los últimos días por las intensas lluvias que han golpeado al estado norteño de Uttarakhand; y unas 20.000 continúan aisladas a la espera de ser rescatadas. Si bien las inundaciones son frecuentes en la India durante esta temporada, este año han sido hasta un 68 % más fuertes de lo habitual. Lo propio está ocurriendo en Canadá, donde tres personas murieron y otras 100.000 tuvieron que ser evacuadas el sábado, a raíz de las precipitaciones que afectaron a la provincia de Alberta.

Ahora bien, tanto las sequías como las inundaciones responden a un solo fenómeno que ya nadie desconoce. No obstante, aún son muy pocos los que están dispuestos a realizar actividades para enfrentar y mitigar el calentamiento global. Por ejemplo en Bolivia, ni los gobiernos municipales ni las gobernaciones ni las reparticiones del Gobierno central han incorporado la gestión de riesgos y el análisis de las amenazas climáticas en la planificación y gestión del de-   sarrollo de manera efectiva. 

Todo parece indicar que en el país todavía se concibe la gestión de riesgos solamente como la atención de las emergencias y el apoyo a las víctimas; y no como un proceso planificado, concertado, participativo e integral, para contrarrestar las condiciones de riesgo de desastres, en la búsqueda de un desarrollo sostenible.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia