Editorial

Combatir a las drogas

El consumo de drogas debe verse no como un problema de seguridad sino de salud pública

La Razón / La Paz

00:55 / 06 de junio de 2013

Desde hace tiempo se sabe con certeza que la guerra contra el narcotráfico es parte de una estrategia geopolítica en la que unos pocos ganan influencia y poder a costa no sólo de la mayoría, sino sobre todo de permitir el crecimiento de las grandes mafias responsables del tráfico ilícito y comercio de drogas. Encontrar alternativas viables a esta guerra es urgente.

Con ese objetivo, en los últimos años ha comenzado a cobrar fuerza un discurso que propone explorar las posibilidades de despenalizar la tenencia y consumo de algunos estupefacientes, y así poder controlar su comercio para, de esta manera, acabar con las redes de traficantes que medran de la prohibición y estimulan el crimen asociado a sus negocios.

El debate fue introducido el año pasado en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA) por tres expresidentes de México, Colombia y Brasil, quienes abogan por la despenalización, proponiendo mirar el consumo de drogas no como un problema de seguridad sino de salud pública. Así, la cumbre de este año, que se inauguró el martes en Antigua, Guatemala, tuvo como tema central la lucha contra el narcotráfico y la necesidad de encontrar alternativas a una guerra en la que son las sociedades del continente las que llevan la peor parte.

La mayoría de los discursos pronunciados en la ceremonia inaugural pusieron énfasis en la naturaleza perversa de la geopolítica antes citada, pero sobre todo en el irónico resultado de los esfuerzos puestos en la interdicción al narcotráfico, pues la prohibición y penalización sólo han servido para enriquecer a las mafias locales y transnacionales en todos los países del continente.

Asimismo, se ha vuelto a poner en evidencia que mientras la demanda permanezca intacta o, peor, siga creciendo, de nada servirá seguir aplicando fuerza, cuando no violencia, en el extremo de la oferta. Como bien se señaló en uno de los discursos, la droga viaja en una sola dirección, mientras que el dinero y las armas lo hacen en sentido contrario.

Como muchos otros países de la región, Bolivia no se ha sumado sin más a la propuesta despenalizadora, pero en su discurso, el Canciller boliviano resaltó los logros de la lucha contra el narcotráfico en el país, obtenidos luego de expulsar a la agencia antidrogas de EEUU (DEA) e implementar un modelo de erradicación de cultivos excedentarios de coca concertada y no forzosa.

El camino que lleva a la despenalización del consumo de drogas es largo y no exento de riesgos, pero también está ampliamente demostrado que la estrategia de guerra contra las drogas establecida en la década de 1960 no ha brindado mejores resultados, por lo que es sano encontrar alternativas. Sobre todo si se considera que lo que está en juego son vidas humanas, sea por efecto de las propias drogas o, peor, del crimen organizado.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia