Editorial

Contracorriente

La Razón (Edición Impresa)

00:08 / 19 de octubre de 2014

El miércoles, la Alcaldía de El Alto presentó el prototipo del bus Sariri, diseñado para proporcionar un servicio similar al que suministran los PumaKatari en la sede de gobierno. Según señaló el burgomaestre alteño, para sortear el congestionamiento vehicular, han previsto la instalación de vías que serán de uso exclusivo para los buses ediles, los que circularán en sentido contrario en esas rutas.

No cabe duda de que la instalación de vías exclusivas garantizará la fluidez del transporte municipal, empero, el hecho de que los buses circulen en dirección opuesta a la tradicional representa un serio peligro para los peatones. No podemos olvidar que los bolivianos, a tiempo de cruzar calles y avenidas, miran de forma automática siempre a la izquierda, muy rara vez a la derecha, pues hemos internalizado de manera inconsciente esta dirección para precautelar nuestra seguridad.

De allí que la probabilidad de que aumenten los accidentes en caso de que se insista en el absurdo de cambiar la dirección de los Sariri previsiblemente se incrementará exponencialmente. Y es que incluso en ciudades como Londres, donde los ciudadanos respetan las normas de tránsito, se ha tenido que instalar advertencias en el piso para recordar a los transeúntes que la dirección en la que se mueven los vehículos es diferente a la del continente europeo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia