Editorial

Corrupción en YPFB

Es muy grande el daño sufrido en YPFB por la actuación de estos malos funcionarios

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 14 de diciembre de 2014

En numerosas ocasiones, las más altas autoridades de gobierno han destacado la importancia capital que tiene Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) para la economía nacional señalando, literalmente, que es la “gallina de los huevos de oro”. Precisamente por eso, la gestión  de la estatal petrolera debe ser impecable, pero además debe parecerlo.En efecto, la abundante literatura disponible sobre imagen corporativa enseña que los principales activos intangibles de una empresa o institución son su imagen y su reputación, y citando al emperador romano Julio César recuerdan que es necesario ser virtuoso, pero también parecerlo, y no únicamente una de las dos, pues si bien la reputación depende de la buena calidad de gestión, la imagen es fruto de saber comunicarlo adecuadamente. En el caso de una empresa pública como YPFB, ambos factores dependen, además, de una esmerada transparencia, que por lo visto ha faltado.

Esta semana ha merecido gran atención mediática la noticia de que YPFB Corporación denunció a fines de noviembre ante el Ministerio Público a dos funcionarios de la empresa acusándolos de uso indebido de influencias, asociación delictuosa, cohecho pasivo, cohecho activo y enriquecimiento ilícito con afectación al Estado, solicitando además la participación del Ministerio de Transparencia y Lucha contra la Corrupción. Irónicamente, los denunciados eran funcionarios dedicados a la comunicación corporativa.

De acuerdo con la denuncia hecha pública por la Unidad de Transparencia de YPFB, la Jefatura Central de Comunicación de la estatal petrolera adjudicó en varias ocasiones contratos de servicios a cinco empresas creadas por los propios funcionarios y sus familiares; en el caso de tres de ellas, son representadas por la hermana y el hijo de la exjefa de comunicación, quien en su defensa no tuvo mejor idea que denunciar haber sido víctima de acoso sexual por parte del presidente de la compañía.

De todo esto resulta afectada no solamente la imagen de un área de la empresa petrolera, sino el conjunto de la corporación, así como su máxima autoridad ejecutiva. Será inevitable que en el comentario social circulen preguntas tales como: ¿si en comunicación pasan estas cosas, cómo estará la situación en áreas con presupuesto mucho mayor? o ¿por qué las autoridades de la empresa no se dieron cuenta antes de que estas irregularidades estaban sucediendo?

Es muy grande el daño sufrido por la empresa por la actuación de estos malos funcionarios, pero ciertamente puede ser aún peor si no se toman las medidas adecuadas para asegurar una gestión verdaderamente transparente. No se trata de la buena imagen de uno o varios ejecutivos, sino de la confianza que pueda tener la población boliviana en que la más importante empresa pública del país está siendo correctamente conducida.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia