Editorial

Crecimiento y petróleo

Las fluctuaciones del precio del petróleo son decisivas para los ingresos del país.

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 31 de enero de 2016

Días atrás hubo tumulto en los mercados internacionales debido a ligeras fluctuaciones en el precio del crudo, que luego de haber descendido por debajo de la barrera psicológica de los $us 30, subió nuevamente ahuyentando el pánico, incluso se dijo que era un alza “no vista en años”, cuando en realidad se trata de correcciones de precios dentro de lo esperado.

El precio del petróleo, un indicador clave para los mercados internacionales, es solo una muestra más del desbarajuste económico mundial que arrancó en EEUU con la crisis de las hipotecas subprime y cuyos coletazos siguen sintiéndose hasta el presente en casi todo el orbe. Los así llamados líderes mundiales no plantean nuevas ideas y parecen ver con perplejidad cómo la economía global se encamina lentamente hacia una recesión de impredecibles consecuencias. Mientras tanto, los organismos multilaterales insisten en las conocidas recetas de ajuste estructural que tradicionalmente son recesivas.Este ambiente alimenta, por supuesto, el rumor y la desinformación.

A sabiendas de que las fluctuaciones del petróleo son decisivas para el 40% del PIB boliviano, producto de las exportaciones, la autoridades del país han realizado declaraciones sobre la posibilidad de enfrentar escenarios incluso menos favorables en materia de precios internacionales del petróleo. Y es que en la prensa internacional especializada en algún momento se especuló acerca de un descenso de hasta $us 20 por cada barril del petróleo. Consultado sobre el tema, el Ministro de Economía y Finanzas Públicas indicó que Bolivia puede soportar hasta un precio de $us 10 por barril. Asumimos que existe un sólido modelo matemático de simulación respaldando esa afirmación. De una manera más cauta, el Vicepresidente del Estado indicó a los medios que el país puede tener crecimiento aún con un precio de $us 20 por barril de petróleo.

De una u otra manera, lo que está en discusión es la estrategia; vale decir, el cómo lograr sostener un nivel mínimo de actividad económica en medio del desbarajuste de precios. La respuesta más inmediata parece ser la inversión, instrumento virtuoso que incluso permitiría pensar en un razonable crecimiento de la deuda boliviana, siempre y cuando tal endeudamiento se canalice hacia proyectos con rentabilidad futura. Por otro lado, las autoridades también han indicado que el nivel de reservas internacionales es suficientemente alto como para ayudar a capear el temporal.

Tenemos, entonces, dos argumentos para luchar contra la crisis: las reservas internacionales del país y las inversiones proyectadas. ¿Serán suficientes?

Asumimos que el encuentro con especialistas internacionales, que el presidente Morales anunció que convocaría, arrojará más luces sobre las mejores posibilidades que tiene Bolivia para afrontar el futuro.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia