Editorial

Crecimiento del 6%

La pregunta que muchos se hacen es: ¿hasta cuándo durará esta inmejorable situación?

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

01:43 / 17 de mayo de 2014

Las cifras oficiales respecto al desempeño macroeconómico en el primer cuatrimestre de 2014 ratifican el momento de bonanza que vive la economía del país. El 6% de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) es muestra de esta solidez, que se cimenta en el control inflacionario, solvencia del sistema financiero, superávit fiscal y deuda pública controlada. 

Sin lugar a dudas son buenas noticias, porque este crecimiento es una señal clara para quienes forman sus expectativas de inversión, ahorro o consumo y que basan sus decisiones finales evaluando la salud económica del país. Incluso el último informe del FMI resalta la transparencia fiscal y el control del endeudamiento como factores que generan estabilidad y confianza en la economía nacional.

La pregunta que muchos economistas, analistas, “opinadores” y amas del hogar se hacen es: ¿hasta cuándo durará esta inmejorable situación? La respuesta estará enmarcada en el  famoso “depende”. En el corto plazo depende de la capacidad de exportación de gas natural que tenga Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos a los mercados de Brasil y Argentina, además de asegurar los elevados precios acordados contractualmente con ambos países. También depende del nivel de contracción de los precios de los minerales y de otros commodities que el país produce y exporta, y de la estabilidad económica de los países demandantes de nuestros recursos naturales.

En el mediano plazo, un crecimiento estable depende de la capacidad de generar procesos de industrialización y de valor agregado con inversión socialmente productiva; depende de lograr un cambio en la matriz productiva, y de la creación de un modelo que sea capaz de generar oportunidades de empleo tecnificado y profesionalizado, que garantice remuneraciones dignas y en directa correspondencia con el incremento de la productividad y la eficiencia.  

En el largo plazo depende del cambio en los patrones de consumo, ahorro e inversión de la sociedad boliviana, a fin de que se priorice la seguridad económica antes que la imprudencia financiera. Asimismo depende de la capacidad de generación de mecanismos transparentes de distribución equitativa y sostenible de los excedentes provenientes de las grandes transformaciones productivas. Por último, depende de nuestra capacidad para alcanzar una nueva cultura económica guiada por los principios de solidaridad, igualdad y reciprocidad, antes que por el egoísmo y la codicia; donde el bien común siente predominio sobre la individualidad.

Será difícil mantener el 6% de crecimiento del PIB si existen tantos “depende”. Empero, como dice la canción, “según cómo se mire, todo depende”. Soñar no cuesta nada y por ahora lo que sí está asegurado es el pago del doble aguinaldo a fin de gestión, algo que seguramente motiva a trabajar más a quienes lo recibirán.   

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia