Editorial

Criminales tras el volante

La Razón (Edición Impresa)

00:43 / 04 de octubre de 2017

El caso de Stephannie Arias, la joven de 25 años que fue encontrada sin vida en la autopista La Paz-El Alto la mañana del domingo 24 de septiembre, con las manos atadas, el rostro destrozado y una herida en la garganta (posiblemente infligida por un destornillador), ha puesto en evidencia la falta de control que impera entre los choferes que se dedican al transporte de pasajeros.

Según las investigaciones preliminares, Stephannie fue presuntamente asesinada por Jimmy P.P., chofer del radiotaxi de la línea Servi Móvil T&T que abordó cerca de las dos de la madrugada del domingo en la Av. Simón Bolívar rumbo a una discoteca en El Prado. Al parecer la joven ofreció resistencia cuando su agresor intentó violarla, por lo que se habría ensañado con ella. El Ministerio Público sospecha que Jimmy P.P. actuó en complicidad con otros dos choferes y con su hermano, quienes fueron detenidos.

De acuerdo con la Policía, los sospechosos cuentan con antecedentes por violación y robo agravado. A pesar de ello, trabajaban como choferes de radiotaxi, pero sin los requisitos para tal efecto, ya que según la norma deberían poseer la Tarjeta de Identificación del Conductor, documento que en teoría garantiza que el portador no tiene antecedentes policiales.

Este lamentable caso pone en evidencia el laxo control que existe en algunas líneas de radiotaxis respecto a los antecedentes de los choferes que incorporan a sus filas, así como la incapacidad de las autoridades policiales y locales para garantizar el cumplimiento de la idoneidad de quienes operan en este rubro.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia