Editorial

Crisis en el fútbol

La institucionalidad del fútbol profesional en Bolivia está profundamente dañada

La Razón (Edición Impresa) / Editorial

00:00 / 26 de julio de 2015

Quienes siguen el fútbol profesional en Bolivia podrán decir que este deporte lleva tanto tiempo aquejado de toda clase de males que no está en crisis, y más bien padece una condición crónica. Sin embargo, el hecho de que la máxima autoridad de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) esté tras las rejas revela que la institucionalidad está profundamente dañada.

En efecto, ya no solo se trata de la baja calidad del espectáculo deportivo, que se sintetiza en el desempeño de la selección nacional, que por cada victoria termina acumulando un promedio de tres derrotas, o en la escasa cantidad de futbolistas que juegan en equipos de otros países, ciertamente menor que la cantidad de extranjeros que juegan en clubes nacionales, sino que ahora la dirigencia nacional del balompié nacional está acusada de graves delitos.

Todo comenzó semanas atrás, cuando una reunión de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) en Suiza fue intervenida por la Policía, ya que varias de sus máximas autoridades están acusadas en EEUU de diversas figuras penales relacionadas con la corrupción. El escándalo permitió conocer que el negocio del fútbol en el mundo mueve muchos millones de dólares en sobornos y afecta casi sin excepción a los dirigentes nacionales de todo el orbe.

La dirigencia boliviana, en particular el presidente de la FBF y tesorero de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), quedó expuesta, y cuando un dirigente de uno de los clubes del país presentó una denuncia contra el máximo ejecutivo de la federación, el Ministerio Público quedó finalmente habilitado para investigar aquello que la Fiscalía General de EEUU ya había sugerido al publicitar sus indagaciones.

El resultado, poco más de una semana después de que el presidente de la FBF fuera detenido y enviado al penal de Palmasola en Santa Cruz, es la imputación formal por la presunta comisión de al menos cinco delitos: organización criminal, legitimación de ganancias ilícitas, estafa agravada, uso indebido de influencias y beneficios en razón del cargo.

Es previsible que en el curso del proceso algunas acusaciones sean descartadas y que allí donde hubieran indicios de delitos de orden privado —pues la FBF es una institución privada—, a falta de parte acusadora los cargos sean desestimados. Sin embargo, quedará confirmada la sospecha de que manejar los negocios del fútbol profesional tiene menos que ver con el desarrollo de la disciplina deportiva y más con la acumulación de riqueza personal.

Hay quien dice que el dinero, esfuerzo y pasión que consume el fútbol profesional estarían mejor empleados en promover otras disciplinas en las que los atletas bolivianos sí destacan. Tal vez eso sea mucho pedir, pero no lo es el aspirar a que en la federación el deporte sea lo que prime, en lugar de los negocios poco transparentes y cargados de mala fe que hemos conocido hasta ahora.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia