Editorial

Cultivos de coca

Urge redoblar esfuerzos para reducir la cantidad de coca que se desvía al narcotráfico

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

01:27 / 25 de junio de 2014

De acuerdo con estimaciones de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), entre 2013 y 2012 los cultivos de coca en el país se redujeron de 25.300 a 23.000 hectáreas (ha), es decir, 9%. Se trata sin duda de una buena noticia, más aún tomando en cuenta que ya son tres años consecutivos en los que se registra una reducción de cocales en Bolivia.

En los Yungas de La Paz, siempre según la misma fuente, la reducción fue del 7% (de 16.900 a 15.700 ha), mientras que en el Chapare, 12% (de 8.100 a 7.100 ha). El mayor descenso se registró en las áreas protegidas, que pasaron de albergar 2.174 ha de coca a 1.011 ha. Lo que constituye un gran avance, sobre todo si se recuerda que hace pocos años los cultivos ilegales amenazaban con arrasar los parques naturales del país. 

Por ejemplo, en octubre de 2011, el cacique mayor del Consejo Indígena del Sur (Conisur) denunció que siete sindicatos cocaleros, con al menos 500 familias, habían destruido 80 hectáreas de bosques protegidos en los parques Isiboro Sécure y Carrasco. A raíz de esta denuncia, las fuerzas del orden intervinieron y desalojaron a los colonos. No obstante, siete meses más tarde el parque Carrasco fue nuevamente avasallado por más de 600 cocaleros.

Complementando el informe presentado por la UNODC, el Viceministro de Defensa Social afirmó que en 2013 el 47% de la producción de la hoja sagrada se desvió hacia la producción del narcotráfico. Es decir, aproximadamente 17.000 toneladas (la agencia de la ONU estima que la producción potencial de las 23.000 ha cultivadas es de 36.300 t).

Ahora bien, la cifra estimada por el viceministro deviene del hecho de que solamente el 53% de la producción de coca fue comercializada en los mercados legales de Villa Fátima (La Paz) y Sacaba (Cochabamba). No obstante, como bien señala el embajador de la Unión Europea en Bolivia, la comercialización de coca en alguno de esos dos mercados legales no es garantía de que ésta no vaya a ser utilizada para fines ilícitos, por cuanto no existen controles que hagan un seguimiento de la hoja que se vende en esos lugares. De allí que la cantidad que se desvía hacia el narcotráfico puede ser mucho mayor que las 17.000 toneladas antes señaladas.

Es de esperar que estas cifras no pasen desapercibidas, y que se redoblen los esfuerzos por reducir el volumen de coca que sirve de insumo para la producción de cocaína. Más aún tomando en cuenta que este ilícito negocio es una suerte de cáncer susceptible de expandirse con mucha facilidad en la sociedad; no solamente porque promueve la expectativa de acumular riqueza en corto plazo y sin mucho esfuerzo (sueño compartido por gran parte de la población), sino también por su facilidad para mimetizarse en negocios “lícitos”, que terminan involucrando a grandes sectores de la población.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia