Editorial

Cultura del ahorro

Hace falta una política integral y consistente para la creación de una cultura del ahorro

La Razón / La Paz

00:41 / 06 de abril de 2013

En las últimas semanas, se ha observado que varias entidades de intermediación financiera han intensificado campañas de promoción del ahorro, incrementando las tasas de interés que pagan por los depósitos del público, llegando inclusive a ofrecer un 5% anual, aspecto que hace un año era casi impensable por los altos saldos de liquidez del sistema financiero.

Este “feliz” fenómeno financiero lógicamente tiene un beneficiario final: el depositante, quien confía sus recursos a una entidad financiera (banco, fondo financiero, cooperativa o mutual) esperando un servicio de resguardo, acceso inmediato a su dinero, y un rendimiento que le garantice al menos el mantenimiento del valor de su ahorro.

Lo que queda por develar es si este incremento en las tasas de interés para los depósitos tendrá algún efecto en incentivar un mayor ahorro, o si por el contrario se está alcanzando un punto en el que exista una posible desaceleración en el crecimiento de la liquidez, situación que estaría impulsando a las entidades de intermediación financiera a la necesidad de elevar las tasas de interés pasivas para captar mayores recursos.

En el primer caso, que es el que más relevancia tiene, es deseable que el motivo que impulse a la población a ahorrar más no dependa únicamente de la tasa de interés que pagan por sus depósitos, sino también es relevante el hecho de que la entidad elegida por el ahorrista le genere la suficiente confianza, y que cuidará sus ahorros y se los devolverá en el plazo acordado. Existen experiencias pasadas en las que ciertas entidades financieras elevaron sus tasas de interés para captar depósitos y tiempo después quebraron, dejando a miles de personas sin los ahorros que lograron acumular tras  largos años de esfuerzo y de trabajo.

Más allá de impulsar u obligar a incrementos de las tasas pasivas de ahorro, independientemente de si es una obligación legal impuesta por la autoridad económica o una estrategia de mercadeo de cada entidad financiera, es vital reconocer que es necesaria una política integral y consistente para la creación de una cultura de ahorro en la población.

El anteproyecto de ley de servicios financieros se concentra en la prudencialidad financiera, un aspecto siempre necesario; en la promoción del financiamiento al sector productivo, factor destacable; y en la defensa del consumidor financiero, iniciativa loable. Sin embargo, queda pendiente —otra vez— un capítulo asociado al fomento de una cultura de ahorro. Desde esta perspectiva, un cambio efectivo  en la lógica financiera de la población constituye un importante reto, que se podría alcanzar proponiendo políticas y diseñando productos orientados a la profundización de la cultura del ahorro.    

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia