Editorial

Mercado para la cultura

La Razón (Edición Impresa)

00:06 / 19 de octubre de 2018

¿Los productos culturales son una mercadería? Sí, aunque no en el sentido estricto de la definición. A diferencia de una mercancía común y corriente, un producto cultural transmite contenidos históricos, valores, formas de ver la vida, memorias y más. Y los hacedores de cultura no pueden ser considerados unos filántropos: un producto cultural necesita de recursos para materializarse y los artistas necesitan una paga a cambio de su trabajo/creación. Partiendo de esta idea, la sede de gobierno es escenario de la primera versión del Mercado de Industrias Culturales y Creativas de La Paz MICC 3.600, un evento único en su tipo en todo el país.

Los objetivos son dos: facilitar a los artistas la presentación de sus obras ante empresarios, gestores y productores de Bolivia y del mundo, y demostrar que la llamada “industria naranja” tiene el potencial de convertirse en un pilar de la economía local y nacional.

El encuentro, organizado por la Alcaldía de La Paz y aliados estratégicos, es un justo reconocimiento de las propuestas culturales como productos de alto valor para el desarrollo, no solo social e ideológico, sino económico. Así, hasta hoy, diversos espacios del Campo Ferial Chuquiago Marka —sí, ese mismo que sirve de escenario para autoventas, outlet de viajes y comercialización de equipamiento— han sido adecuados para la exhibición de danza, dibujo, teatro, publicaciones, artesanías, música, cocina fusión, videojuegos y más con la finalidad de mover un mercado con alto potencial y a veces escasamente valorado. Enhorabuena.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia