Editorial

Cultura del reclamo

No es extraño escuchar historias de alimentos en mal estado en los supermercados

La Razón / La Paz

00:04 / 26 de diciembre de 2012

Es probable que entre los negocios más boyantes en la economía de las principales ciudades del país esté el de los supermercados, a juzgar por la cantidad de ellos que se han construido en los últimos años. Días atrás, el Viceministerio de Defensa del Consumidor logró un acuerdo con los representantes de estos negocios para proteger los derechos de la clientela.

En efecto, el mencionado acuerdo es parte de una “Campaña por los derechos de los consumidores de supermercados”, lanzada por esa dependencia del Ministerio de Justicia, que apunta a regular estos negocios y a promover una mejor atención a las y los clientes. Entre muchas otras innovaciones, se prevé que en todos estos negocios deberá instalarse puntos de reclamo.

El esfuerzo, en palabras de la Viceministra de Defensa del Consumidor, tiene el objetivo, en una primera fase, de ser educativo: “La gente conocerá que tiene derechos dentro de un supermercado”, precisó la servidora, poniendo énfasis en una de las causas menos observadas de la hasta ahora habitual vulneración de derechos de los consumidores: la ausencia de una cultura de reclamo, basada en el desconocimiento de los derechos que le pertenecen a las personas.

En otros puntos del acuerdo, estos negocios se comprometen a ofrecer precios justos, calidad y redondeo de precios a favor del cliente. También garantizan la inocuidad alimentaria y el control de calidad, la educación y capacitación de su personal y la información clara y oportuna a los usuarios. Asimismo, acordaron reemplazar las bolsas de polietileno por otro tipo de envases para proteger el medio ambiente. Finalmente, acordaron la obligatoriedad de exhibir los precios en todos los artículos a la venta de manera clara y legible, y de promocionar los productos nacionales.

La necesidad de acordar el cumplimiento de todos esos aspectos, que a simple vista parecen de sentido común en un negocio que se pretende moderno, es una muestra de que, si no en todas, en varias de las principales cadenas de supermercados todavía no está claro que el derecho de las y los clientes implica mucho más que la posibilidad de elegir. El recibir respeto, especialmente cuando se está presentando una queja, debiera ser uno de los aspectos más destacados, para comenzar.

No es extraño escuchar historias de alimentos en mal estado que se ofertan en las góndolas de los supermercados, a veces con el conocimiento de los responsables que, para peor, dudan de la buena fe de quien se atreve a hacer su reclamo;  o en ocasiones sancionan a los medios de comunicación que se hacen eco de esas denuncias retirándoles la publicidad, en vez de hacer esfuerzos por mejorar la atención a quienes justifican el negocio    y hacen la riqueza de los propietarios.

Urge, pues, que las y los consumidores conozcan los alcances de sus derechos y, sobre todo, reclamen por éstos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia