Editorial

Cultura vs. barbarie

Uno de los bailarines estaba adornado con los restos de al menos cinco diferentes animales

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:04 / 24 de julio de 2014

El fin de semana, la sede de gobierno acogió al IV Festival Intercultural de Música y Danza Autóctona, organizado por la Gobernación paceña. En este evento participaron comunidades de 19 de las 20 provincias que conforman el departamento de La Paz, interpretando danzas folklóricas y músicas autóctonas que corren el riesgo de desaparecer.

De hecho, el principal objetivo de este festival es justamente el de rescatar y revalorizar bailes tradicionalmente olvidados en las principales entradas folklóricas del país. No obstante la nota negativa del evento la dieron algunos de los bailarines que lucieron pieles y plumas de animales silvestres, muchos de ellos en peligro de extinción.

Por ejemplo, en una de las imágenes publicada el domingo por La Razón se puede apreciar a un hombre adornado con los restos de al menos cinco diferentes animales. En la cabeza lleva a modo de vincha la piel de una serpiente; su cuerpo está cubierto por el cuero de una vaca o de un toro, pero también lleva en la espalda la piel de un puma que conserva el rostro, y en las manos sostiene un pequeño oso hormiguero y un tigrecillo andino. De estos cinco animales, al menos tres están en peligro de extinción, por la destrucción de su hábitat, pero también por la caza furtiva fomentada precisamente por este tipo de eventos, que entienden a los animales simplemente como un ornamento más.

Al respecto, cabe recordar que en el país existen normas y decretos, como la Ley de la Madre Tierra o el DS 22641 de 1990, que prohíben la tenencia y el tráfico de animales silvestres. Por ello, llama la atención que los responsables de este festival no se hayan asegurado de que los participantes no incurran en extremos de esta naturaleza penados por la ley, y que ponen en riesgo el patrimonio natural de los bolivianos en general y de los paceños en particular.

Ahora bien, no se pretende aquí argumentar que las manifestaciones folklóricas son negativas. Todo lo contrario, tales representaciones culturales ponen en evidencia nuestra esencia humana, mágica, una naturaleza universal pero también única, boliviana. Sin embargo, tampoco se trata de confundir cultura con barbarie, tradición con ostentación. De hecho, ninguna de las sociedades mal llamadas “primitivas”, que en teoría han sido gestoras de estas manifestaciones, depreda la naturaleza con el fin de provocar admiración entre sus vecinos o autoridades.

Esta tradición deviene más bien desde una visión liberal extrema, que pone al individuo por encima del resto de las especies, una mirada egocéntrica, mercantilista, que concibe la naturaleza sencillamente como un objeto para provecho del hombre. Cosmovisión egoísta radicalmente diferente a la de los pueblos indígenas, cuyo respeto hacia los animales y la naturaleza es por demás evidente.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia