Editorial

Cumbre de las Américas

La Cumbre sirvió para mostrar un nuevo tejido de integración entre los países americanos

La Razón / La Paz

01:21 / 18 de abril de 2012

El hecho de que la Cumbre de las Américas no haya sido un fracaso no significa que haya sido un éxito. El encuentro trienal de presidentes del continente americano no tuvo éxito en lograr consenso siquiera para una declaración final. La prensa internacional no tardó en señalar la rígida posición de EEUU como el principal obstáculo para un posicionamiento conjunto.

A la conclusión de la Cumbre, el presidente de Colombia y anfitrión del encuentro, Juan Manuel Santos, señaló que “esta ha sido la Cumbre del diálogo y la sinceridad, donde no ha habido temas vedados” y añadió que “el hecho de que no haya declaración no es un fracaso”. En efecto, como no había sucedido en anteriores encuentros, en el de Cartagena de Indias los mandatarios del continente pusieron sobre la mesa al menos tres temas polémicos, que tienen como común denominador la soberanía.

La ausencia de Cuba fue desde antes de su inauguración la primera polémica de la Cumbre, pues como bien hizo notar el Presidente de Bolivia, mal puede EEUU llamar a acabar con la exclusión en los países americanos cuando excluye la presencia de la isla caribeña de este tipo de encuentros. El gobernante anfitrión también pidió que sea la última Cumbre sin Cuba. La mandataria de Argentina, Cristina Fernández, planteó la demanda de su país sobre la soberanía de las Islas Malvinas, sin obtener respaldo de varios países vinculados con el Commonwealth británico, principalmente Canadá, ni de EEUU, por sus vínculos con Gran Bretaña.

Donde tampoco hubo consenso, pero sí voluntad de encontrar respuestas viables, fue en el combate al narcotráfico. El debate público en torno a la idea de despenalizar o al menos regular el comercio y consumo de estupefacientes llegó a la Cumbre impulsado por expresidentes de Colombia, México y Brasil que abogan por la regulación; y del gobernante de Guatemala, que propuso “abandonar toda premisa ideológica” acerca del debate sobre la legalización de las drogas. Finalmente, se encomendó a la Organización de Estados Americanos (OEA) estudiar las alternativas al actual paradigma de combate al narcotráfico.

En los tres asuntos, también fue evidente que el Mandatario estadounidense mantuvo una posición prudente, similar a la adoptada semanas atrás en la Cumbre sobre Seguridad Nuclear en Corea, cuando, por error, se le oyó diciendo a su similar de Rusia que estaba impedido de ser más “flexible” debido a la proximidad de las elecciones presidenciales en su país, en las que intentará obtener un segundo mandato. La Cumbre de las Américas, pues, no fracasó ni tuvo éxito, pero sí sirvió para mostrar un nuevo tejido de integración entre los países americanos, en el que se nota una distancia cada vez mayor con EEUU, que parece ya no tener la voz cantante en este tipo de encuentros presidenciales.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia