Editorial

Cumbre de las Américas

Es difícil señalar con claridad cuál será el resultado de esta nueva postura de EEUU

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

01:18 / 15 de abril de 2015

La séptima versión de la Cumbre de las Américas, realizada los pasados viernes y sábado en Panamá, ha servido, a diferencia de las anteriores reuniones, para mostrar una nueva intención de EEUU respecto de sus relaciones, si no con todo el continente, al menos con Cuba, cuyo Presidente participó por primera vez en el cónclave y llevó a casa una señal de apertura.

En efecto, lo que hasta el sábado era apenas un anuncio del Mandatario de EEUU en sentido de retirar a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo, ayer se convirtió en realidad, cuando anunció al Congreso de su país que había tomado tal determinación. El Legislativo estadounidense tiene ahora 45 días para aceptar la decisión presidencial o proponer una alternativa a través de una ley.

El levantamiento de las sanciones políticas y comerciales que implica para cualquier país el pertenecer a esa lista es la cereza sobre una torta cuidadosamente preparada desde hace meses por ambas cancillerías, y que implica, probablemente, el fin del bloqueo que durante medio siglo ha afectado al pueblo cubano sin lograr las metas que el coloso del norte se había impuesto para frenar el ímpetu socialista.

Así lo hizo notar el gobernante estadounidense, quien antes del inicio de la cumbre ya había señalado que “aquellos días en que nuestra agenda en este hemisferio a menudo suponía que Estados Unidos podía inmiscuirse con impunidad ya pasaron”, agregando el sábado en su alocución ante la plenaria que su país “no será prisionero del pasado” y que por el contrario “mira hacia el futuro”, lo que significa que busca “resolver problemas” trabajando y cooperando con toda la región. A su vez, el Jefe de Estado cubano hizo un relato histórico de “agresiones imperialistas” a América Latina, pero exculpó de ellas al Presidente estadounidense, reiterando “nuestra disposición al diálogo respetuoso y a la convivencia civilizada entre ambos Estados dentro de nuestras profundas diferencias”.

Como era de esperar, la reunión sostenida por ambos mandatarios opacó el resto de la discusión, tanto así que casi no mereció atención el hecho de que la cita concluyese sin una declaración debido a profundas diferencias sobre algunos temas propuestos, especialmente el referido a la demanda latinoamericana para que Obama derogue el polémico decreto que define a Venezuela como “una amenaza” para la seguridad de EEUU. Fue el presidente Morales quien en su discurso subrayó con mayor claridad todos los temas pendientes entre el coloso del norte y el resto del continente.

Es difícil señalar con claridad cuál será el resultado de esta nueva postura de Estados Unidos hacia el resto del hemisferio, pues muchas variables políticas intervienen entre las intenciones del Jefe de Estado y su materialización. La cumbre prevista para 2018 en Perú será el escenario para hacer evaluaciones.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia