Editorial

Cumbre agropecuaria

Muchas son las dudas que deben disiparse para dar una solución al problema agrario

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

01:48 / 20 de abril de 2015

Después de tres intentos fallidos, se reunirán en la ciudad de Santa Cruz, desde mañana y hasta el miércoles, los representantes de los gremios, asociaciones y entes matrices de los sectores agrícola y pecuario del país con las autoridades nacionales del rubro en el encuentro denominado “Sembrando Bolivia”, que contará además con la participación del Presidente del Estado.   

Según han señalado los organizadores, el objetivo de esta cumbre es definir el rumbo del sector productivo agropecuario en los diferentes pisos ecológicos del país, para asegurar, en concordancia con la Agenda Patriótica 2025, la soberanía alimentaria y la consolidación del sector como un pilar económico-productivo, capaz de generar alimentos de calidad, divisas, empleo, productividad y una mayor riqueza para el pueblo boliviano. La agenda propuesta se desarrollará en el marco de cuatro ejes que se circunscriben a debatir sobre tipos de productos, ampliación de la frontera agrícola, apertura/inserción en nuevos mercados y mecanismos de alianza Estado-productores.

Ahora bien, antes de iniciar cualquier prospección a futuro, sería deseable que el encuentro culmine con el compromiso de realizar acciones concretas con su respectivo presupuesto, y no en meras declaraciones de buenas —o malas intenciones— diluidas en comisiones de trabajo que muy rara vez se reúnen y obtienen resultados.

Sin lugar a dudas, el reto de emprender una “revolución agropecuaria” de largo aliento debe iniciarse con un férreo pacto entre todos los involucrados de cumplir y hacer cumplir los acuerdos establecidos, mismos que deben ser consensuados con la premisa de que toda acción debe conducir a la anhelada soberanía alimentaria.

Muchas son las dudas que deben disiparse para dar una solución estructural al problema agrario y pecuario, tales como: ¿se tiene previsto un presupuesto de inversión estatal necesario para el sector?, ¿la ampliación de la frontera agrícola afectará ecosistemas y al medio ambiente?, ¿se detendrá de manera afectiva el contrabando de alimentos?, ¿se brindará seguridad jurídica sobre la tenencia de la tierra?, ¿se contará con nueva tecnología para elevar productividad?, ¿se producirá de manera ecológica o se usarán transgénicos?, ¿la Madre Tierra está también invitada al encuentro? En fin, son muchas las preguntas y hasta ahora muy pocas la respuestas.

La cumbre se iniciará con muchas expectativas y debe significar el principio de una política de Estado que salvaguarde la primera necesidad humana, el alimento. Ya es hora de poner un alto al contrabando de productos básicos como el arroz, la papa, la chirimoya, la cebolla y el trigo, entre muchos otros, que abundan en nuestros centros de abasto, y que deberían ser producidos no en los países vecinos, sino en los valles, yungas, sabanas y altiplano de nuestra vasta geografía.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia