Editorial

Cumbre del clima

El planeta ya no puede esperar ni un solo día más para comenzar a reducir los gases de efecto invernadero.

La Razón (Edición Impresa)

00:59 / 03 de diciembre de 2019

Ayer se inauguró en Madrid la vigésima quinta Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25). Se espera que los más de 10.000 delegados que participan en esta cita, procedentes de 196 Estados, tomen medidas concretas para implementar los acuerdos suscritos en el Acuerdo de París y amplíen sus compromisos en esta materia. Una cruzada que ya no puede esperar más cumbres, según alertan los expertos.  

De hecho, el 26 de noviembre el Panel Intergubernamental contra el Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC) presentó un informe en el que advierte que incluso si se implementan todos los compromisos suscritos en 2015 en París, la temperatura global de todas maneras aumentaría aproximadamente 3,2 °C para fines de siglo. Un incremento muy superior al umbral que se estima puede ser manejable: hasta los 1,5 °C. Y para agravar aún más la situación, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) advirtió que en 2018 los gases de efecto invernadero alcanzaron niveles nunca antes registrados en la Tierra en millones de años. Por ejemplo, el año pasado el dióxido de carbono (CO2) habría alcanzado las 407,8 partes por millón (ppm), un 123% más respecto a los niveles preindustriales.

Estos datos evidencian que los esfuerzos asumidos hasta ahora para contrarrestar el calentamiento global son insuficientes. Y que por tanto urgen reducciones adicionales de todos los países para contrarrestar el incremento de la temperatura global, que hoy en día se encuentra en torno a 1 °C. Por todo ello, la comunidad internacional llega a esta cumbre consciente de que el planeta ya no puede esperar ni un solo día más para comenzar a reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

En concreto, los científicos estiman que si deseamos limitar el aumento de la temperatura a 1,5 °C debemos reducir a la mitad las emisiones para 2030. Esto significa disminuir la contaminación un 7,6% anual a partir de 2020 y durante la próxima década. Un desafío ciertamente descomunal si se toma en cuenta que desde 1990 únicamente un país, Reino Unido, ha logrado disminuir sus emisiones un 2%. El resto, las ha aumentado. Y para agravar aún más la situación, existen naciones como el Estados Unidos de Trump (responsable del 80% del total de emisiones de las últimas tres décadas) o el Brasil de Bolsonaro que se niegan a implementar acciones contra este fenómeno, con la excusa de que se trataría de un mito.

De allí las palabras de advertencia del Presidente español durante la inauguración de la cumbre, respecto a que solamente “un puñado de fanáticos niega ya la evidencia del cambio climático”. A tiempo de recordar que “no hay muro” que pueda proteger “a ningún país, por muy poderoso que sea” del calentamiento global. De allí que sea responsabilidad de todos reducir las emisiones lo antes posible, y en especial, de los mayores contaminantes del planeta: China, Estados Unidos, India y Rusia, entre otros.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia