Editorial

Demanda de Chile

La demanda chilena sobre las aguas del Silala altera notablemente el escenario jurídico

La Razón (Edición Impresa)

23:37 / 12 de junio de 2016

En Bolivia la noticia debe haber activado las alarmas en la recientemente creada Dirección de Defensa del Manantial Silala y los Recursos Estratégicos en la frontera con Chile, cuya misión principal era la elaboración de una demanda que se presentaría también ante la CIJ, y que ahora se abocará a preparar la contrademanda, cuyo plazo de presentación ya fue fijado por la Corte para dentro de 10 meses.

En su argumentación de la demanda, el canciller chileno, Heraldo Muñoz, señaló que el “Silala es un curso de agua internacional y Chile tiene derecho a un uso equitativo y razonable de sus aguas”, agregando que a lo largo de los años su país hizo “intentos serios y variados para solucionar amistosamente esta discrepancia a través de la negociación”. El excanciller y Agente de Chile para la demanda marítima resumió el espíritu de la decisión afirmando que “decidimos que no había mejor defensa que un buen ataque; ésta es una manera defensiva de impedir que nos quiten un agua a la cual tenemos derecho”.

A su vez, la designada Agente de Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para el caso del Silala afirmó que lo que se busca con la demanda contra Bolivia es evitar una incertidumbre jurídica que duraría al menos el tiempo que este país tome para preparar su anunciada demanda. Dijo que se pide, además, que Bolivia pruebe su acusación de un desvío ilegal de estas aguas. La diplomática chilena admitió que éstas son usadas en la minería chilena y reveló que un argumento de la demanda es que Bolivia no las usa. Como para asegurarse de que este argumento se cumpla, Muñoz anunció el viernes que pidieron a la CIJ disponer que mientras dure el proceso “no se realicen acciones que puedan afectar cualitativa o cuantitativamente el cauce” del Silala.

En Bolivia las reacciones, si bien tuvieron tono de crispación, fueron de confianza en la solidez de la posición boliviana respecto del derecho que tiene el país sobre las aguas del Silala, que provienen de manantiales y que fueron canalizadas artificialmente a inicios del siglo XX para cubrir las necesidades del ferrocarril hacia Calama.La demanda chilena altera notablemente el escenario jurídico, pues pone a Bolivia en posición de defenderse, quitándole la iniciativa respecto de lo que se pide a la CIJ. Asimismo se confirma que Chile considera las aguas del Silala un recurso estratégico por el cual deben tomarse precauciones. Con este caso Bolivia se juega el dominio soberano sobre las aguas del Silala y quizá mucho más.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia