Editorial

Derecho a la crítica

La crítica y la autocrítica son fundamentales para evitar tomarnos a nosotros mismos muy en serio

La Razón (Edición Impresa) / Gonzalo Jordán Lora

00:08 / 30 de marzo de 2014

El derecho a la crítica es, sin lugar a dudas, uno de los pilares de la democracia y de la civilización. Propios y extraños reconocen la importancia de poder cuestionar a los gobiernos, a los diversos credos, a las costumbres e ideas en una sociedad abierta. Se trata de un principio esencial no solo para combatir la corrupción, la ineficiencia y la intolerancia; sino también para crecer como sociedad y como individuos. La crítica y la autocrítica son fundamentales para evitar tomarnos a nosotros mismos y a las circunstancias muy en serio; peligrosa trampa que impide disfrutar la vida e identificar nuestras carencias y errores, algo esencial para poder superarlos.

Frente a estas premisas, la reacción de parte de las principales autoridades de Oruro y de los representantes de algunas organizaciones civiles ante la ilustración de Al-Azar publicada el 6 de marzo en La Razón puede calificarse, cuando menos, de desmesurada. El “pecado” de esta caricatura fue mostrar a un grupo de calaveras observando y bailando en el Carnaval de Oruro pocos días después del desplome de una pasarela durante la entrada de ese festejo, accidente que causó decenas de heridos y cinco fallecidos.

Según las críticas, esta imagen constituye una “repugnante” ofensa en contra de la máxima expresión del folklore boliviano, del pueblo de Oruro y de las víctimas de ese accidente y de sus familiares.

Al respecto cabe señalar que hacer un dibujo y satirizar una manifestación cultural no significa que uno esté humillando o denigrando esa expresión ni mucho menos al pueblo que la cobija.

Además, en ningún país que se jacte de defender el derecho de la ciudadanía de poder expresar libremente sus opiniones pueden existir expresiones culturales, credos, personajes o ciudades con un manto de sacralidad que los proteja de las detracciones. Sin ir muy lejos, el cuestionamiento respecto al uso de pieles y plumas de animales en peligro de extinción en la entrada del Carnaval de Oruro resulta esencial para erradicar esta nociva práctica; y lo propio puede decirse del consumo excesivo de alcohol y la inseguridad.

En cuanto a las supuestas ofensas en contra de los afectados por el desplome de la pasarela, la mejor prueba de que esto no es cierto es que ninguno de los heridos o de los familiares de las víctimas se manifestó en tal sentido. Lo que induce a suponer que las críticas y cuestionamientos en contra de Al-Azar apuntan más bien a buscar un chivo expiatorio, o a labrar estrategias de distracción mientras los ánimos se calman. Sería lamentable que, como consecuencia de esta arremetida contra una caricatura, se llegue a la autocensura.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia