Editorial

‘Derroteros’

Los expertos aconsejan no comentar sobre transacciones o el dinero que se guarda en casa.

La Razón (Edición Impresa)

03:57 / 10 de febrero de 2015

En los últimos años no solo el número de asaltos se ha incrementado en el país, sino también la pericia de los delincuentes, quienes emplean métodos cada vez más sofisticados y rigurosos para cometer atracos. El domingo, un reportaje publicado por La Razón revela algunas de las estrategias que utilizan los delincuentes para elegir y asaltar a sus víctimas.

Se trata sin duda de información útil, que todo ciudadano debería conocer para evitar caer en las manos de los atracadores. Por ejemplo, la nota señala que los derroteros u orejones son un eslabón clave dentro de la cadena delictiva. Con estos nombres es como se conoce —en la jerga delictiva (coba)— a los informantes que identifican a las potenciales víctimas y las ponen al alcance de los monreros o asaltantes de viviendas.  

Según explicó a este diario un exconvicto de San Pedro, pueden ser amistades cercanas, familiares, conocidos o incluso amigos de los amigos a quienes las personas les confían de manera ingenua datos como que acaban de vender un inmueble, que tienen planificado abrir un negocio, pagar una deuda o que guardan dinero y joyas en sus domicilios.  

Los derroteros pasan esta información a los delincuentes, quienes se dan a la tarea de estudiar con mucho cuidado a sus futuras víctimas. Además de analizar su rutina diaria, la ubicación de su domicilio, la mejor hora y el día más adecuado para cometer el atraco, e incluso las posibles vías de escape, también estudian sus puntos débiles. Verbigracia, si son asistentes consuetudinarios de algún bar y si se decantan por alguna bebida en particular.

Información que puede resultar muy útil a la hora de cometer un atraco. Éste fue el caso de un empresario paceño que fue traicionado por un amigo cercano, al que le confió que guardaba dinero y joyas en una caja fuerte dentro de su domicilio. Con estos datos, los asaltantes analizaron su comportamiento y rutina. De esta manera consiguieron que una de sus cómplices, a quien “conoció” en un bar, ganara su confianza al extremo de abrirle las puertas de su domicilio. Una vez adentro, con varios somníferos de por medio, el trabajo de los bandidos fue pan comido. Otra manera que emplean los delincuentes es haciéndose pasar por empleados de empresas de cable, electricidad o agua, ingresando a los hogares previamente elegidos con la excusa de tener que arreglar algún desperfecto.

Por éstos y otros motivos, las autoridades policiales aconsejan no comentar a terceros sobre transacciones financieras, cuentas de ahorro o la cantidad de dinero y de objetos que se mantienen dentro o fuera de los domicilios. Asimismo los expertos en seguridad recomiendan cambiar de rutina y mantenerse siempre atentos e informados. Y es que para evitar ser víctima de los atracadores, no hay nada mejor que conocer la forma en la que operan los delincuentes.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia