Editorial

Desenfrenos folkloristas

La Razón / La Paz

00:05 / 24 de agosto de 2012

Los domingos, la principal avenida de Chasquipampa, al sur de la ciudad, se convierte en un escenario de fiesta, donde cientos de bailarines de diferentes barrios se dan cita para practicar sus pasos; pero también para dar rienda suelta a sus instintos carnavaleros (con ayuda del alcohol, claro está).

Ello con el fin de estar listos para la entrada de la Virgen de la Merced, el 24 de septiembre. Como los ensayos se inician en mayo, durante cinco meses, los vecinos que no participan del jolgorio deben soportar la bulla de las bandas hasta altas horas de la madrugada, las peleas, asaltos, violaciones y la destrucción del ornato público, derivados de ese desenfreno dominical.

Cansados de no poder dormir, de las agresiones y de que su barrio amanezca cada lunes hecho un mingitorio, la junta de vecinos exigió varias veces a la Alcaldía que deje de autorizar fiestas en el lugar, y a la Policía que haga cumplir la ley. Pero sin éxito hasta ahora; en parte por la férrea oposición de los folkloristas, que incluso se atribuyen el “derecho” de emplear la fuerza para conservar su tradición; en parte porque el barrio se encuentra entre los municipios de La Paz y Palca, situación fronteriza que es aprovechada por los bailarines para desconocer la autoridad del municipio que  rechace el permiso correspondiente.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia