Editorial

Desigualdad

El verdadero desafío radica en generar condiciones adecuadas de empleo permanente

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

01:53 / 30 de enero de 2016

Uno de los principales temas de debate del último Foro Económico Mundial de Davos (Suiza) fue el referido a la desigualdad económica que existe actualmente entre ricos y pobres, una realidad muy preocupante que podría agravarse en el futuro; por ejemplo, para el caso de América Latina se prevé que en seis años el 1% de la población concentrará el 99% de la riqueza.

Sin lugar a dudas esta proyección causa no solo alarma sino también vergüenza, porque, al parecer, los esfuerzos que hacen los diferentes gobiernos de la región en materia de equidad económica están conduciendo a ampliar más la brecha en vez de cerrarla, y que, muy a pesar de la intención de generar sociedades más equitativas, los remedios económicos de distribución no parecen curar la desigualdad entre segmentos de la población.

Ante esta inquietante realidad queda por cuestionar qué factores son los que generan este abismo entre ricos y pobres, y más aún, qué medidas correctivas ayudarían a aminorar esta asimetría, fuente de un posible descontento social que incluso podría incubar escenarios de violencia que ningún habitante del continente desea vivir.

Un primer factor pasa por la acumulación del excedente monetario que en tiempos de “turbulencia financiera” se traducen en actividades de especulación que muy pocas veces son fiscalizadas y controladas de manera eficiente por los Estados. Estas actividades emprendidas por los conglomerados financieros en los distintos países se camuflan en operaciones complejas, que una vez culminadas resultan en inusitadas ganancias para los intermediarios y lacerantes pérdidas para quienes no tienen el control y acceso a los grandes (y elitistas) mercados de capital.

Un segundo factor que agudiza la brecha entre ricos y pobres es la ineficaz capacidad de los gobiernos para generar sistemas impositivos progresivos que tengan como base imponible el ingreso personal, no en forma de salario, sino como ganancias de capital para que los más ricos tributen más y lo que les corresponde, sin que ello signifique un desincentivo para la inversión. En este ámbito resulta imprescindible impulsar una mayor eficiencia en las gestiones de cobro para evitar las altas tasas de evasión, particularmente de los rincones asociados a la economía informal que se jactan de no tener control tributario.

La desigualdad económica es un tema que debe ser agenda permanente en todo proceso de generación de bienestar. No es suficiente generar excedentes a partir de la explotación de recursos naturales y luego repartirlos entre la población, que si bien los impactos en el corto plazo son efectivos en términos de cerrar las brechas urgentes de pobreza, el verdadero desafío radica en generar condiciones adecuadas de empleo permanente, digno y productivo, que sea retribuido de manera justa. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia